Herme Juárez cada vez más lejos de pelear por la intendencia de San Lorenzo

Hace meses había dejado trascender su postulación, pero ahora los medios dejaron de tenerlo en cuenta y en el seno del partido sigue sin participar de las reuniones.


Para mediados de febrero, las agrupaciones políticas que pugnen por cargos electorales deberán tener definidos a sus candidatos, pues para entonces vencerá el plazo de inscripciones.

En este tren, existen algunas candidaturas confirmadas, aunque no oficializadas, y otras que siguen en laboratorio. Están los que intentan posicionarse en algún sitio expectante y los otros que evalúan una probable postulación. Y también están los que descartan su elección y los otros que saben que jugarán a perdedor (esto último, en política, es necesario y no siempre significa una derrota definitiva).

En este tren, el oficialismo sanlorencino tiene todo más o menos acordado y casi definido. Leonardo Raimundo intentará alzarse con su tercer mandato consecutivo y Eduardo Ros, actual presidente del Concejo Municipal, encabezará la lista de concejales, probablemente secundado por Hernán Ore. Queda solo por resolver quien ocupará el obligatorio cupo femenino, y para ello ya suenan algunas candidatas.

A diferencia de otras elecciones, esta vez, no asoma oposición dentro del Frente Cívico y Progresista local, aunque el raimundismo agradecería que la hubiese. Es que, de acuerdo al actual formato electoral, una interna tracciona para la generales, más aún, con un triunfo contundente como ya lo obtuvo en anteriores ocasiones y que ahora intenta repetir.

El peronismo, por su parte, sigue discutiendo candidatos. El traferrismo dejó trascender la candidatura a intendente de Herme Juárez, el hombre fuerte de la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto San Martín y recientemente nombrado ciudadano ilustre, no de San Lorenzo, sino de Puerto San Martín.

El “viejo”, como lo llaman algunos, o “vino caliente”, como se lo reconoce más popularmente, podría encolumnar a todo el peronismo y potenciar una mejor elección de las que sostiene desde 2007, año en el que cedió la intendencia. Sin embargo, la especie va perdiendo fuerza, a pesar que sea el mismo Juárez quien venteara su postulación. Es más, desde su círculo íntimo sostienen que no se candidateará.

De confirmarse, el traferrismo perdería una pieza importante para su objetivo de encolumnar al peronismo bajo una sola conducción, que con Juárez o sin Juárez, seguirá intentando. Claro que, con Juárez o sin Juárez, aún nada está resuelto ni nadie asegura que con un PJ unificado se recupere la ciudad o, al menos, le ofrezca pelea al raimundismo.

Si efectivamente quedase fuera de la cancha, los postulantes más identificados para la intendencia sanlorencina son, por un lado, el concejal Reynaldo Díaz -arribó al cuerpo el año pasado, ganando lo interna partidaria, y ocupando la única banca que obtuvo el justicialismo- y por el otro, el propietario de una radio de frecuencia modulada de Puerto San Martín: Hugo Bruscaglia.

El hombre de los medios viene siendo medido en algunas encuestas encargadas tanto por el peronismo como por el oficialismo. Incluso él mismo lo admite en su programa radial. Su postulación a la intendencia es ratificada por el semanario Síntesis, un medio gráfico de inocultable orientación traferrista (una relación que data de años y donde dos de sus dueños fueron funcionarios municipales durante la intendencia del actual senador), que en su última edición así lo asevera. Dado así, este sector dirigencial volvería a apostar por un mediático, como lo hizo en las pasadas elecciones con la propietaria de otra radio de frecuencia modulada de San Lorenzo, aunque sin éxito.

Llamó la atención en algunos sectores políticos que la crónica del mencionado medio gráfico no mencionara a Herme Juárez como posible candidato; ni siquiera es nombrado. Visto que el hombre fuerte de los puertos en la zona mantiene una hoy excelentísima relación con Traferri, y que el senador sostiene otra muy buena relación periodística con Síntesis, lo más lógico sería contenerlo dentro de los probables candidatos.

En esta línea, el enroque sería con Bruscaglia, hombre que tiene también muy buen relación tanto con Traferri como con Juárez (hasta hace algunas semanas, su actual pareja tuvo a su cargo el área prensa del legislador, y la torre y equipos de transmisión de su radio estaban instalados en el patio de la Cooperativa Portuaria). Y si cuenta con el apoyo de ambos, la tarea pasará ahora en convencerlo para aceptar esa candidatura.

En verdad, la oposición se prepara como un calco de 2013, cuando los resultados le fueron bastante adversos: de cuatro concejalías en juego, tres fueron retenidas por el raimundismo, quedándose el PJ con la cuarta.

Es que el candidato que ahora plantean Traferri y Juárez vuelve a ser un mediático; Reynaldo Díaz, triunfador de la última interna y actual edil, tiene poco para perder y pugnará por ratificar los mil y pico de votos que le valió entonces encabezar la lista de ediles; y los restantes candidatos son Alejandro Cabral, Guillermo Machín, Sergio Dabove y posiblemente también Marcelo Remondino. Por lo expuesto, los mismos que dos años atrás.

Sin nuevos candidatos, sin estructura partidaria y prácticamente sin militancia, el peronismo se halla ante la encrucijada de mejorar su performance electoral. Para ello apuesta casi exclusivamente a captar el voto castigo derivado del desgaste de ocho años de gestión, pero la mayoría de las encuestas, hoy, demuestran lo contrario.

Comentarios