Un gran ejemplo

Hizo 50 kilómetros para disculparse por el robo de su hijo y pagó los daños

El domingo, dos menores rompieron los vidrios de un kiosko, en Oliveros, para sustraer una botella con alcohol. Uno de estos cacos es de Fray Luis Beltrán. En su nombre, el papá viajó al otro día y se hizo cargo de los gastos


“De tal palo, tal astilla”. Un refrán que muchas veces acierto cuando se compara a padre/madre e hijo/hija, por las conductas y las formaciones heredadas de sus progenitores.

Sin embargo, hay excepciones.

Tal fue el caso sucedido este domingo en Oliveros, donde dos menores de 17 años rompieron los vidrios de un kiosko para sustraer una botella con vodka y darse a la fuga.

Estos sucedió en el área céntrica de Oliveros cuando el comercio estaba cerrado.

Al otro día se hizo presente el padre de uno de los dos menores y pidió disculpas de lo acontecido en nombre de su hijo.

Además, le repuso la botella robada y dijo que se hacía cargo de los daños ocasionados.

Para llegar hasta la dueña del negocio, debió recorrer unos 50 kilómetros, porque el hombre vive en Fray Luis Beltrán.

“Es algo para rescatar. La verdad siento que no todo está perdido en esta sociedad”, comentó la dueña del comercio.

Y agregó que el sujeto le comentó que, si bien pagará de su bolsillo la reposición del vidrio destruido, “se lo va a cobrar a su hijo con el dinero que obtenga trabajando para que le sirva de experiencia y lección”.

El atraco quedó grabado en una cámara de video vigilancia y fue así como pudo detectarse los rostros de sus autores.

Fuente: IRE

Comentarios