San Lorrenzo

Iglesia evangelista redobla su apuesta y quieren otra vez mojarle la oreja a Perotti

Convocan para este domingo a cientos de fieles hasta un lote de su propiedad, en autos. para asistir a una celebración. Será una especie de "autocine religioso". Así creen evadir las restricciones de la cuarentena en el límite de asistentes a los templos. ¿La Provincia lo dejará o lo suspenderá?


La Iglesia Redentor, que tiene su epicentro regional en San Lorenzo, redobla su apuesta para desafiar las restricciones que rigen en la limitación del número del asistentes permitidos en celebraciones religiosas, dispuesto como medida preventiva a posibles contagios de COVID-19, y lanzaron una convocatoria para que cientos de fieles participen del oficio que se realizará este próximo domingo.

Días atrás, abrieron su templo, sito en calle Dorrego al 1300, y realizaron un encuentro religioso con una cantidad de personas que superaban ampliamente lo permitido. Sin embargo, habilitaron el lugar transformándolo en un bar, con lo que de tal manera burlaron dicha prohibición. Claro está que como bar, el lugar no está habilitado, pero se trató a todas luces de una “protesta” hacia el decreto imperante en la provincia, firmado en su momento por el gobernador Omar Perotti, y por que o hasta una “provocación”,

Entre sus argumentos, los pastores de esta iglesia solicitaron la plena vigencia del artículo 14 de la Constitución Nacional, que versa sobre la libertad de culto. Y denostaron la decisión gubernamental de habilitar, por ejemplo, a bares y restaurantes con decenas de personas dentro de un mismo local comercial, y no proceder lo mismo para con los templos. De ahí que la modalidad de protesta fue transformar la iglesia en un bar.

Ahora, para este domingo, el pastor Daniel Cattáneo, líder de dicha orden, convocó a una reunión en un lote que la Iglesia adquirió en la zona oeste de la ciudad, al que llaman “Las Hectáreas”, para participar de un multitudinario oficio religioso. Así lo confirmó esta mañana a través de la radio de frecuencia modulada que pertenece a dicha congregación.

Esta vez, la treta será la asistencia de los cientos de fieles en auto, camionetas o camiones, aunque no en moto o bicileta; menos aún a pie.

De esta forma, a modo de un autocine religioso, podrán burlar las limitaciones que impone la cuarentena en la provincia. Salvo que se el gobierno provincia el que tome antes una determinación y suspenda su ejecución.

¿Le volverán a mojar la oreja al gobernador Omar Perotti?

Comentarios