Impactante video que muestra como policías salteños torturan a presos

Graves hechos fueron filmados y subidos a Internet. Los acusados están detenidos


SALTA.- Todo quedó filmado. Las imágenes son estremecedoras. La filmación, que dura 2,43 minutos, parece ser una prueba irrefutable para la Justicia. Cinco policías fueron detenidos acusados de haber torturado a dos jóvenes detenidos en el patio de una comisaría.

El hecho, que ayer conmovió a todos por Internet, ocurrió en una seccional de la localidad de General Güemes, situada a 50 kilómetros de esta capital.

Al ver este video, el gobierno provincial pidió a la Justicia la captura de los policías, que fueron acusados de apremios ilegales, a quienes calificaron como “delincuentes vestidos de policías”.

Ante el juez de instrucción Formal de Tercera Nominación, Pablo Farah, el mismo que investiga la muerte de Luján Peñalva y Yanina Nüesch, las dos jóvenes halladas ahorcadas el lunes pasado, se negaron a declarar los cinco uniformados que pertenecen a la División Drogas Peligrosas de General Güemes.

En las imágenes grabadas, se supone por un policía que se arrepintió y entregó el video a sus superiores, se ve cómo uno de los policías le coloca a uno de los detenidos una bolsa de nylon en la cabeza. Acto seguido se observa cómo uno de los acusados se dirige al preso, que sólo está vestido con un calzoncillo y esposado por la espalda le habla, como interrogándolo.

Por lo que se puede ver en las grabaciones, el joven parece negar con la cabeza y le respondió: “Te juró que no sé… te juro que yo no vi al asesino”.

El policía miraba hacia arriba y, no contento con la respuesta, toma de la nuca al muchacho y ajusta la bolsa de nylon. Casi le quita la respiración. En ese instante, los gritos del detenido son desgarradores. Se escuchan gemidos y una súplica del preso: “¡Basta… la respiración!”

Entonces el policía, con su mano derecha, le tapa totalmente la boca. El joven se retuerce y parece estar a punto de asfixiarse. El uniformado lo suelta y le saca la bolsa de nylon. Por un momento pareciera que el policía, cuyo rostro quedó grabado, se le iba a poner otra vez.

En el mismo momento era torturado el otro detenido, a pocos metros de distancia, por dos policías vestidos de civil. Ese muchacho está vestido sólo con un pantalón que le llega a las rodillas. Está arrodillado y también esposado por la espalda. Un policía lo agarra de las manos y otro, con un balde rojo, le arroja agua fría en la cabeza.

La grabación termina cuando un policía coloca ese balde rojo para cargarlo otra vez con agua en una pileta de lavar ropa.

El ministro de Seguridad de Salta, Eduardo Sylvester, dio una conferencia de prensa para hablar sobre el conmocionante hecho: “Tras una rápida investigación nos presentamos ante el juez Farah, para denunciar la existencia del delito cometido por parte de personal policial”.

Según informaron fuentes oficiales, anteanoche, después de recibir la denuncia, el magistrado ordenó la detención de los cinco policías.

En la conferencia de prensa, Sylvester sostuvo que el gobierno provincial “está convencido de que estos hombres no representan a la fuerza policial salteña”. También aclaró que antes de concretar la denuncia “se investigó y se recolectó la mayor cantidad de elementos posibles”; y sentenció: “No son policías, son delincuentes”.

Según el diario local El Tribuno, el fin de semana pasado hubo otro caso de violencia policial. Un adolescente de 17 años denunció que fue detenido por uniformados de la Base Operativa de Infantería de Barrio Norte Grande e intentaron violarlo, le rompieron el pantalón y quisieron obligarlo a que les practicara sexo oral a todos. También habría grabaciones que confirmarían este caso de apremios ilegales.

Comentarios