Inauguró en Puerto San Martín empresa que dará trabajo a más de 150 personas

Entre contratados directos e indirectos la empresa Evonik empelará unas 175 personas. Ayer inauguró su moderna planta en Puerto San Martín, para la cual se invirtieron 30 millones de dólares.


La compañía desembolsó u$s 30 millones en su planta de Puerto San Martín donde fabricará metilato de sodio. Producirá 60 mil toneladas al año del catalizador. Abastecerá al mercado interno y esterno.

La compañía química alemana Evonik inauguró ayer su planta de producción de catalizadores para la producción de biodiesel en Puerto General San Martín, que demandó al grupo una inversión de más de 30 millones de dólares. Esto le permitirá sustituir la totalidad de las importaciones que actualmente realiza la Argentina de este insumo básico para la industria de biocombustibles y al mismo tiempo, exportar a toda Sudamérica.

La planta ubicada en una zona estratégica del Gran Rosario es la tercera en su tipo en el mundo que tiene el grupo—las otras dos se encuentran en Alemania y Estados Unidos— y comenzará a operar en noviembre con una capacidad de producción de 60 mil toneladas anuales de metilato de sodio, un catalizador que se obtiene en una reacción directa de alcohol y soda cáustica. Ocupará en forma directa 35 operarios y más de 140 si se toman en cuenta los empleos indirectos.

Las instalaciones están montadas en terrenos pertenecientes a Terminal 6 (T6) una empresa con la cual Evonik selló un contrato de alquiler con opción a compra por diez años.

Aunque la planta arrancará con la producción a pleno, los directivos no descartan que se duplique en los próximos años, teniendo en cuenta el crecimiento del mercado argentino de biodiesel. “El gobierno argentino decidió subir el uso local a B10 (fórmula que expresa un corte de 10 por ciento del combustible con biodiesel), en Brasil está en B5 y es posible que suba a B7 . De modo que si la región sigue creciendo seguramente esta planta podría duplicarse en varios años”, aseveró el presidente de Evonik Argentina, Rolando Straffe.

Comentarios