"Estrafalario bono"

Industriales aceiteros consideran “desmesuradas” las demandas salariales sindical

La agroindustria instó a los gremios para que vuelvan a la mesa de negociación "con propuestas acordes con la realidad del país". Hasta ahora no hay acuerdo entre las partes por "amplias" diferencias entre los pedido y ofrecido


La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) expresó, ante el anuncio de huelga nacional dictado por la Federación de Aceiteros (FTCIODyARA) y la Unión de Recibidores de Granos (URGARA), y las movilizaciones y medidas de fuerza por parte del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo, que las “demandas gremiales son incumplibles” y que por ende “no tienen forma de ser atendidas”.

La alusión de los industriales radica en las discusiones por mejoras salariales mantenidas por los sindicatos, que en el caso de San Lorenzo consta bdfel pago de un bono extraordinario, una cifra para la gratificación anual y un aumento en los haberes.

“El reclamo de un bono anua incluye un aumento del 176 por ciento; no existe registro alguno de un pedido similar en ninguna actividad económica en la historia del país”, precisaron desde CIARA.

Ante ello, redactaron un documento en el que señalan:

“Las medidas de fuerza de los gremios afectan a todos los puertos y plantas aceiteras en el país lo que pone en riesgo la producción para consumo interno así como la exportación clave del país (la harina de soja es el primer producto argentino de venta al exterior), pero los paros e interrupciones de actividad solo perjudican al sector en su conjunto, que reduce los ingresos para todos, y además le hacer perder a la Argentina su participación en el mercado mundial.
La extrema medida se ejecuta mientras el Gobierno necesita el ingreso de divisas para fortalecer sus reservas y así garantizar el normal funcionamiento la economía nacional”.

Los empresarios indicaron que si esa demanda fuese atendida “implicaría que la industria debería endeudarse en más de mil millones de pesos para pagar ese estrafalario bono”.

En consecuencia, hoy las negociaciones paritarias con la Federación de Aceiteros, el Sindicato de Aceiteros (SOEA, Santa Fe) y los Recibidores de Granos (URGARA) se encuentran estancadas “ante las pretensiones desmesuradas y de cumplimiento imposible que ponen en riesgo la única fuente de ingreso de divisas del país”, agregaron.

Acerca de la propuesta de las agroexportadoras consistió en ajustar los salarios “por inflación vencida” hasta agosto de 2021, mes a mes, “lo que garantiza que ningún trabajador pierda poder adquisitivo, tal como lo establece la Constitución Nacional”, explicaron.

También mencionaron las dificultades que este particular año arrastró en este sector, con caída de la molienda incluida, “Mas allá de todos estos problemas objetivos, la industria otorgó a comienzos de la pandemia un incremento salarial del 25% para ser revisado una vez que la inflación medida por el INDEC superara ese porcentaje. Los sindicatos aceptaron ese criterio pero cuando se abrieron las revisiones pusieron sobre la mesa nuevas demandas, con datos de inflación irreales, y pedidos de bonos especiales extravagantes, superiores al 176%”, detallaron.

“La propuesta empresarial atiende plenamente la inflación estimada para el año y brinda garantías reales y constitucionales, para que ningún trabajador pierda poder adquisitivo. Por eso, hacemos un llamamiento a la comunidad aceitera a mantener sus actividades normalmente; la realidad nacional nos impone la necesidad de seguir trabajando día a día,” expresó Gustavo Idígoras, presidente de CIARA.

“La agroindustria exportadora siempre garantizará que no haya pérdida de salario en relación con la inflación para ningún trabajador del complejo agroexportador, pero es inaceptable que algunos sindicalistas presionen por bonos impagables, absolutamente desconectados de la realidad nacional”, acotó.

Comentarios