No lo quería nadie

Juárez perdió por demolición y no volverá a manejar el sindicato de estibadores

En la mañana de hoy se llevó adelante la asamblea normalizadora del SUPA con un mega operativo de seguridad que contó con perros policías y drones sobrevolando la carpa donde se desarrollo la asamblea.


A la derecha la filas vacías que estaban reservadas para la gente de Juárez

Luego de dos años de intervención el Sindicato Unido de Portuarios Argentino de Puerto San Martín y Bella Vista los socios comenzaron a tomar el control del gremio que fue conducido como un negocio personal por “Vino Caliente” durante 50 años.

El juarismo pasó muchos meses militando la vuelta de su líder Herme Juárez, asegurando que contaban con el apoyo mayoritario de los estibadores “la gente me aclama vamos a ganar por demolición” vociferaba en los medios el propio Juárez. Hoy fue el día de la verdad y la respuesta de los estibadores fue contundente contra el histórico dirigente, el 85% de los trabajadores voto contra “Vino Caliente”.

Juárez asistió a la la asamblea para encabezar su propia lista como Secretario General, la otra por la lista la Celeste y Blanca, que tiene como referentes a Marcelo Vergara y Aníbal Cabrera,  el resultado fue contundente: 417 votaron por la Celeste y Blanca y 74 votaron a la lista de Juárez (bautizada “Recuperación Portuaria), habiendo sólo una abstención. La elección de autoridades será el 15 de noviembre.

Hoy se pone punto final al mito de Herme Juárez todo poderoso, un dirigente que entre los pasillos se creía amado y no temido, cuando los estibadores pudieron votar por primera vez en la historia en libertad mostraron por abrumadora mayoría que estaban lejos de amarlo. Esto es un llamado de atención para gremios que llevan décadas con los mismos dirigentes que manejan todos los resortes de la vida institucional sin democratizar sus organizaciones.

Comentarios