Jubilados de Bermúdez reclamaron servicios al Pami

Unas 300 personas participaron de la marcha convocada por la Mesa Coordinadora Regional de Jubilados y Pensionados de la zona para reclamar que el Pami vuelva a brindar asistencia médica de segundo nivel en la ciudad.


Durante el acto, los jubilados ratificaron que no cesarán en su reclamo, anunciaron que dentro de 15 días se movilizarán hasta la sede rosarina del Pami, y que seguirán movilizados hasta que la situación vuelva a lo que era a principios de año.

Por falta de pago por parte del Pami a una clínica privada local, los jubilados de la ciudad se quedaron sin derivaciones tanto a prácticas como a especialistas, que realizan los médicos de cabecera, y ahora esas prestaciones como los turnos se hacen en Rosario.

Adhesiones y aplausos. Desde antes de las 17, comenzó a concentrarse la gente en la esquina de las Postas, sobre ruta 11 y Escalada, para luego marchar hasta la vieja estación de ferrocarril.

Muchas adhesiones de instituciones de la ciudad, concejales, funcionarios, sacerdotes, el actual intendente Mario Montizanti, y los ex mandatarios locales Fabián Varela y Angel Pillado participaron de la caminata que a su paso recogió aplausos y muestras de cariño tanto de los comerciantes de la avenida como de los que caminaba por el lugar.

Una autobomba de la Asociación de Bomberos Voluntarios de la ciudad abrió el paso de la marcha, mientras que en la esquina de San Lorenzo y Santa Fe, se instaló un palco desde donde se leyeron las adhesiones y se abrió el micrófono para el uso de la palabra.

Acompañamiento. Desde el propio intendente Montizanti, hasta los vecinos tomaron el micrófono y dejaron en claro que los abuelos de Capitán Bermúdez no están solos en su reclamo: “Este no es un problema de los jubilados de Bermúdez, sino de toda la ciudad”, dijo a LaCapital Víctor Zoratti integrante de la mesa”.

Por su parte, Montizanti ratificó su “apoyo a la lucha de los jubilados de nuestra ciudad a los que venimos acompañando desde que empezó esto”.

Muy satisfechos por la convocatoria los organizadores lanzaron la invitación a “los interesados en movilizarse a Rosario para que se anoten en los distintos centros de jubilados de la ciudad”.

Siete meses.En febrero de este año una clínica de la ciudad decidió suspender las prestaciones debido a una deuda acumulada desde octubre de 2011, por lo que desde entonces deben sacar turno en el sanatorio Julio Corzo y luego ir a otro efector de Rosario, con demoras, según los jubilados de más de dos meses.

Entre tantas gestiones y reclamos el único logro es que una vez a la semana en el Hospital local vengan especialistas en cardiología, traumatología y ginecología, mientras que cada 15 días concurre un urólogo. Cabe destacar que la marcha se realizó en perfecto orden, protagonizada por abuelos que viven con lo gusto después de trabajar toda su vida y a los que esta situación les ha generado mucha bronca y angustia.

La marcha no fue para comprar dólares libremente ni para viajar al exterior, sino para pedir que la atención que ya tiene paga se preste en su propia ciudad. Sin embargo en todo momento se expresaron con respeto y no se escucharon insultos ni consignas racistas como ocurriera en otras protestas recientes.

Comentarios