Debate

Jueza sanlorencina reavivó polémica entre fallos más punibles o contemplativos

Dictó sentencia en un tremendo caso de homicidio en el que mataron a sangre fría a un estudiantes e impuso 17 años de prisión


La jueza de Menores Dolores Aguirre Guarrochena, sanlorencina de nacimiento y que ocupa su cargo en los Tribunales Provinciales de Rosario, dictó una sentencia de 17 años de prisión para el asesino de un estudiante y con ello reavivó el debate acerca de condenas más punibles o más contemplativas para con los homicidas.

El hecho de snagre aconteció en 2008 y la víctima fue Juan Cruz Ibáñez, quien tenía 23 años y estudiaba ingeniería en la Universidad Tecnológica Nacional de Rosario. El 29 de junio de ese fue atacado con fines de robo mientras dormía en su departamento de calle Zeballos al 2100, de esa ciudad, donde falleció a causa de las puñaladas aplicadas por su agresor.

Tras ser considerado responsable del hecho, esta semana fue condenado a 17 años de prisión el joven que tenía 17 años al momento del hecho. La jueza de Menores Dolores Aguirre Guarrochena emitió una carta a los deudos y al sentenciado, Lucas O..

La acusación por la que el entonces menor de edad fue considerado responsable indica que escaló desde el exterior del edificio y entró al departamento por el balcón. Allí vivía Ibáñez, quien fue atacado con un arma blanca y cuyas heridas le provocaron un shock hipovolémico por hemorragia, que le quitó la vida.

Para los familiares de la víctima, el fallo no los satisfizo ya que pedían una pena más alta. «Cuando nos enteramos sentimos el mismo dolor que cuando mataron a nuestro hijo», dijo la madre.

La magistrada ordenó al Servicio Penitenciario que elimine la categoría de alto perfil sobre el joven que está detenido en la Unidad Penitenciaria Nº 11 de Piñero. También, apuntó que pueda empezar a cursar el quinto grado y que concurra a talleres de deconstrucción de masculinidades hegemónicas a fin de poder visibilizar el mandato de violencia y superioridad física, sin que pueda alegar la inexistencia de tales talleres intramuros como justificación para el incumplimiento de esta medida; la incorporación en talleres de expresión artística y asistencia psicológica y psiquiátrica.

Aguirre Guarrochena remitió una carta explicando su decisión, tanto al acusado como a los deudos.

Comentarios