Injusto e indignante

Juzgado Laboral en crisis: Revoque caído, pilas de expedientes y parrillero usado como oficina

El inmueble donde funciona el Tribunal sanlorencino está colapsado. Los abogados y sus clientes firman formularios en el patio. Firme reclamo de la delegación local del Colegio de Abogados para su traslado urgente


En el Juzgado Laboral de San Lorenzo se usa un parrilero, en el patio, como oficina para firmar expedientes entre abogados y clientes.

El inmueble que posee el Juzgado Laboral de la 12º Nominación de San Lorenzo, sito en Dr Ghío y San Carlos, está colapsado.

Por donde se lo mire está claro que trabajar dentro de esas paredes es ya casi imposible.

Es que los espacios del edificio (una casa adaptada a oficinas) quedaron insuficientes en comparación a la demanda que requieren las causas que se tramitan en esos tribunales, calculadas en unas 2.200 anuales.

La pila de expedientes ocupa mucho lugar y los sitios destinados a la actividad, se reducen aún más.

Como ejemplo -y que constituye un dato vergonzoso- los abogados y sus clientes deben reunirse en el patio y firmar papeles en un parrillero. O usar un banquito de plástico a modo de escritorio.

Si el escritorio/parrillero está ocupado, entonces se improvisa otro sobre una sillita. Un papelón.

 

Para colmo, los revoques de los techos se están desmoronando y la humedad en las paredes avanza sin contención.

Esta situación fue denunciada por la delegación San Lorenzo del Colegio de Abogados de Rosario.

Tanto su delegado Gabriel Fillipini, como la vice-delegada, María Gabriela Barrinat, confiaron a SL24 las dificultades a los que los abogados y sus clientes se enfrentan cada vez que deben acudir a sede tribunalicia. Y también reconocieron que esos mismos problemas deben sobrellevarlos, día a día, los empleados y la magistrada.

“Trabajar así ya es indignante”, coincidieron en precisar ambos profesionales. “Las paredes correan de humedad y al expedientes desparramados en todas las habitaciones, casi que se caminan sobre ellos”, graficaron.

Gabriel Fillipini y María Gabriela Barrinatm los referentes de la delegación local del Colegio de Abogados.

 

De hecho, las fotografías hablan por sí misma.

Con el paso de los meses, la estructura edilicia se deteriora cada vez más y ello seguirá obrando en contra de un principio existencial: hacer justicia.

Pero más allá del deterioro inmobiliario y las incomodidades de esa propiedad, desde la delegación del Colegio van más allá y desde hace un tiempo están solicitando la creación de otro Juzgado a fin de desdoblar las actividades y que la instancia laboral sanlorencina tenga mejores elementos para asegurar un funcionamiento judicial pleno.

Los expedientes se acumulan por miles y no hay espacio físico para almacenarlos.

 

También reclamaron el traslado del actual (y único) Juzgado Laboral a otro inmueble más acorde que satisfaga su intensa demanda judicial, y eso fue elevado a la Corte Suprema de Justicia, al Ministerio de Trabajo, a la Cámara de Senadores y al Poder Ejecutivo Provincial.

Por ahora, se está a la espera de alguna respuesta que, dada las actuales circunstancias, es impostegable.

¿Qué explicación podrá dar la provincia o la Corte Suprema sino más que mudar inmediatamente al Tribunal?

Comentarios