Complejo Sojero

La agroexportación pone un freno y merman las divisas para las arcas estatales

Hasta el mes pasado la recaudación fue récord histórica, pero a partir de ahora se desacelerará. En lo que va de septiembre retrocedió 30%


Según los datos del Banco Central de la República Argentina (BCRA) hasta la semana pasada el sector agorexportador había ingresado al mercado de cambios alrededor de u$s 1.700 millones, una cifra notoriamente inferior a igual período del mes anterior y que encendió todas las alarmas en el gobierno.

Es que la agroindustria es casi el único motor que genera dólares para la Argentina (casi las dos terceras partes de las exportaciones del país son de este sector), y si se confirma las estimaciones, septiembre cerrará con algo más del 30 por ciento. A esta altura del mes, en agosto, ya se habían liquidado casi u$s2.560 millones, lo que constituye 32% más que ahora.

. Escenario que recorta claramente el poder de fuego que tiene el BCRA para contener los tipos de cambio financieros.

Como dato positivo se puede destacar que a pesar de la caída en las cotizaciones internacionales que mostraron los granos en los últimos meses, todavía operan a valores relativamente altos por lo que de todas formas septiembre culminará con un ingreso mayor en el comparativo interanual. Concretamente,

Según las estimaciones de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), la cifra rondaría los u$s2.000 millones.

Y además, nada indica que para el último trimestre el panorama pueda variar. En principio se calcula que la agroexportación podría aportar unos u$s7.000 millones, pero en verdad quizás sean unos u$s6.000 millones.

Si bien esta caída era algo esperable, por cuestiones vinculadas a la logística del campo, con una cosecha de soja acabada, la actual siembra del maíz y la recolección del trigo recién para diciembre, no había muchas expectativas para hacerse.

Si embargo, la merma se agrava porque el productor que tenía que vender para financiarse, ya lo hizo, y las actuales condiciones políticas y económicas de Argentina (más todavía luego del resultado electoral de las PASO) no ayudan para fomentar más venta; por el contrario, el empresario rural acopió todo lo que pudo a la espera de un panorama más claro. Y por eso, no tiene necesidad ni intención de vender lo mínimo necesario.

Lo cierto es que con estas proyecciones, se pierde el estimado del gobierno en torno a las balanza comercial, ya que el monto que deberá desembolsar por importaciones sería muy similar, quedando, en el mejor de los casos, en cera, pero eso no le cierra pues el Estado necesita nutrirse desesperadamente de dólares. Y para este caso, la agroindustria no se los aportará, en la cantidad que demanda.

Fuente: ámbito financiero

Comentarios