Comunicado oficial

La agroindustria sale al cruce de Alberto Fernández: «la industria no crece hace 10 años»

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina emitió un comunicado rechazando las declaraciones del Presidente de la Nación en las que habló de una empresa testigo agroindustrial con la posibilidad del ingreso del estado en Vicentín.


Vicentín

Luego de varios días de silencio los industriales salen al cruce del Presidente de la Nación que motivado por la decisión en soledad del Presidente de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe de quitar la causa al juez Lorenzini retomó el proyecto del ejecutivo nacional de estatizar Vicentín.

Rafael Gutierrez mandamas de la corte suprema hizo lugar a los pedidos de la corredora de cerales, Grassi SA y uno de los titulares del multimedio Televisión Litoral y Diario La Capital, Leandro Salvatierra quienes vienen llevando adelante diferentes maniobras para poder llevar a la empresa Vicentín a un crawn down que permita el ingreso del estado en el managment de la empresa.

El comunicado de la agro exportación apunta de lleno a poner con claridad la falta de conocimiento del ejecutivo nacional en relación a la fundación de una empresa testigo «Las declaraciones presidenciales en relación al proceso judicial de la empresa Vicentin y del concurso de acreedores no se corresponden con las condiciones del mercado de granos en Argentina.
En primer lugar no existe un mercado cartelizado sino que en argentina existe uno transparente con muchas empresas y cooperativas que compiten entre sí y que le han permitido al país ser un jugador mundial de relevancia más allá de los intentos intervencionistas contra la cadena agroindustrial.
En la Argentina operan más de 20 empresas en el rubro de exportación de maíz y trigo, siendo uno de los países del mundo con mayor grado de desconcentracion de empresas exportadoras con amplia presencia de empresas argentinas, cooperativas e internacionales.
Tampoco resulta razonable instaurar una empresa testigo dado que el gobierno tiene un control pleno. Por un lado publica el precio fob, índice que es la referencia para pagar derechos de exportación, así como también difunde todos los días los precios y volúmenes de operaciones de mercado vía el siogranos. Además registra todos los contratos de exportación y los autoriza; cuotifica la exportación de maiz y trigo para permitir volumen suficiente de consumo nacional, y ejerce los plazos más cortos del mundo en ingreso de divisas.
En definitiva el Estado argentino es el más presente de todos los países exportadores de granos y derivados. Las experiencias de empresas estatales de granos fueron eliminadas en los países exportadores y competidores hace muchos años
La industria de molienda de soja está estancada hace diez años con la mitad de su capacidad ociosa debido a la falta de una política que promueva su cultivo e industrialización. Hoy la mayor carga tributaria de la economía argentina está sobre la cadena de valor de la soja y no hay tecnologías nuevas. El Estado debería trabajar en resolver estos problemas para que el primer aportante de divisas del país crezca en lugar de disponerse a gastar los impuestos de los contribuyentes en operaciones de empresas privadas.
Es importante recordar que el complejo agroexportador argentino representa un pilar fundamental para el comercio exterior del país. Tan sólo durante el mes de mayo las compañías del sector liquidaron USD4.200 millones, una cifra récord que significó un 33% más que en abril y ascendió a USD 15.000 millones a lo largo del año.
Desde CIARA-CEC comprendemos que la Argentina se encuentra en una acuciante y cíclica situación de inflación, pero queremos manifestar que no acompañaremos la puesta en marcha de medidas que ya han demostrado ser ineficientes e inconducentes.
Por el contrario, este ímpetu debería estar dirigido a la solución de inconvenientes que dificultan el desarrollo y crecimiento del sector agroindustrial previstos en el Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial, cuya sanción permitiría incrementar las exportaciones en 100 mil millones de dólares y generar más de 250 mil puestos de trabajo en todo el país».

Entre los exportadores hay malestar con la jugada de Grassi, empresa que fue referente de la intermediación de granos del mercado en los últimos 100 años. La deuda que Grassi reclama a Vicentín es según la corredora de 50 millones de dólares, deuda que no surge de sus comisiones de intermediación sino de funcionar como corre acopio una figura muy cuestionada por el mercado y que fue utilizada para generar ganancias millonarias a muchos operadores de granos.

La fuerte jugada de Grassi se suma a la caída de empresas como BLD, Grimaldi y Guardatti Torti poniendo en jaque la originación de cereales con las figuras de corredores, muchas de las agroexportadoras están tomando empleados comerciales en nodos estratégicos para originar de forma directa y minimizar las intermediaciones.

 

Comentarios