¿Qué pasó con Maxi?

La autopsia determinará de qué murió un sanlorencino trasladado en patrullero al hospital

Maximiliano Heredia tenía 32 años e ingresó al Granaderos a Caballo con un paro cardiorrespiratorio. Lo estabilizaron y trasladaron con código rojo a un hospital de Cañada de Gómez. Falleció a las pocas horas. Investigan si la noche anterior mantuvo un conflicto en un kiosco cercano a su casa.


El sanlorencino Maximiliano Heredia murió el pasado jueves por la mañana en un hospital de Cañada de Gómez. A pocos días del trágico hecho, la Fiscalía de San Lorenzo procura establecer las razones de su fallecimiento. Investigan si mantuvo una discusión con el encargado de un kiosco de Brown y Thompson, a media cuadra de su casa, que derivó en el llamado al 911.

Este jueves, el cuerpo de Maximiliano será sometido a una autopsia en el Instituto Médico Legal de la ciudad de Rosario, bajo el denominado protocolo de Minnesota: sospechan que el accionar policial tuvo relación en la muerte del sanlorencino de 32 años.

Durante los primeros minutos del jueves, un patrullero del Comando Radioeléctrico trasladó desde un procedimiento a Heredia tras haber sufrido “una descompensación”, según refirieron en el parte comunicativo del destacamento del hospital Granaderos a Caballo.

A Maximiliano lo atendió el doctor Muñoz. “Ingresó con paro cardiorrespiratorio, se le realizó RCP, estabilizado y entubado”, informaron desde el hospital provincial de San Lorenzo.

Con código rojo, es decir emergencia, ordenaron su derivación al hospital de la ciudad de Cañada de Gómez, distante a 80 kilómetros de la ciudad de San Lorenzo.

Según señalaron, la fiscal Melisa Serena había dado su conformidad para que a Heredia lo trasladen al hospital San José, de Cañada de Gómez. Por lo pronto se desconocen los motivos que impidieron una derivación al Eva Perón de Granadero Baigorria o al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, en Rosario.

La División Judiciales de la Unidad Regional XVII realizó las primeras actuaciones en torno a la investigación del desempeño de los efectivos policiales.

“La familia está destrozada. Lo que hicieron fue una atrocidad; un daño irreparable. Beto, el papá de Maxi, murió hace un mes por coronavirus. Queremos que se sepa la verdad y que se haga justicia”, exclamó una familiar del sanlorencino fallecido.

Comentarios