La Cámpora y su avanzada militante en las escuelas y colegios

Relevamiento sobre el grado de penetración de la agrupación política ultrakirchnerista en San Lorenzo y la región.


Tras la polémica instalada en Capital Federal por las denuncias emprendidas por el macrismo contra la presunta militancia kirchnerista de la agrupación La Cámpora en las escuelas, donde incluso se dispuso la instalación de una línea telefónica gratuita para denunciar dichos hechos, los casi mismos cuestionamientos se trasladaron a todo el país.

agenda, en su última edición, consultó a algunos actores de la vida escolar de la región para determinar si en el Cordón Industrial existe una situación similar. Entre todos los reporteados, ninguno afirmó la existencia de una militancia de tales características, aunque tampoco la mayoría, la cuestionó.

Tal el caso de Amsafe, el gremio de los docentes oficiales. “Nosotros no tenemos una confirmación de dicha especie, aunque de existir, tampoco vemos nada malo que ello suceda”, indicó Néstor Almirón, secretario gremial del sindicato y reconocido militante y dirigente del peronismo local.

Más allá de su afiliación partidaria, Almirón fue preciso en sus observaciones. “Los estudiantes tienen todo el derecho a militar y simpatizar políticamente con un partido, inmiscuirse en la vida política no es un pecado ni una prohibición, todo lo contrario. De hecho, existen en la mayoría de las escuelas secundarias centros de estudiantes donde se converge en acciones políticas”, precisó.

Sin embargo, volvió a negar que La Cámpora esté militando dentro de los establecimientos educativos. “Me parece que lo que intenta, la oposición, es demonizar a esta agrupación política”, acotó.

Otro de los consultados fue la asociación sindical que nuclea a los docentes privados, Sadop, cuyos dirigentes también negaron la presencia de militantes de La Cámpora dentro de los establecimientos educativos. A diferencia de sus pares de las escuelas públicas, este sindicato tiene sus reparos a l momento de admitir la existencia de los centros de estudiantes, pues entienden que en un colegio privado “un centro de estudiantes tiene limitaciones en sus actuaciones”, entendiendo que la vida política en estos ámbitos son casi prohibitivas, por decisión de los propietarios de tales establecimientos, sean órdenes religiosas o consorcios laicos.

Entre los alumnos que participan e integran las comisiones directivas de los centros de estudiantes en existencia, también negaron que La Campora se inmiscuya. Muchos de estos alumnos activistas no poseen una clara definición partidaria, de hecho, ni siquiera están afiliados por ser menores de edad, pero ello no quita al compromiso que van asumiendo y a la vocación que van despertando a través de su militancia.

La otra consulta ineludible fue a los directores y rectores de los colegios, pero aquí agenda se encontró con una respuesta unísona: se negaron a abordar la temática.

En conclusión, La Cámpora no milita ni adoctrina en los colegios de la región. Incluso podría decirse que la ya tradicional agrupación juvenil ultrakirchnerista, en el Cordón Industrial, recién está dando sus primeros pasos con referentes, muchos de ellos, que se adjudican ser dirigentes jóvenes aunque hayan pasado largamente los 30 años de edad.

Comentarios