La CGT San Lorenzo lanzó la primera huelga del año: 31 de marzo con paro en los puertos

Responde a la falta de convocatoria del empresariado y el gobierno para discutir el nuevo Salario Mínimo Regional (ex COPA). Pide que el Sindicato Aceitero también adhiera o seguirían los paros


Hace minutos, la CGT San Lorenzo junto a la Federación Aceitera (Federación de Trabajadores Aceiteros y Desmontadores de Algodón) anunciaron un paro por 24 horas que se llevará a cabo este próximo 31 de marzo en virtud a la falta de llamado del empresariado y el gobierno para discutir el nueva salario que regirá para los trabajadores del complejo sojero de la región.
La medida se implementará tanto en las terminales aceiteras y portuarias de Timbúes, San Lorenzo y Puerto San Martín, donde incide la CGT San Lorenzo, como también de Villa G. Gálvez, Alvear y General Lagos, donde tiene presencia la Federación Aceitera.
“Hemos tenido algunas reuniones con el empresariado adelantándoles nuestra intención de reclamar un Salario Básico Regional de $14.931 para la categoría de peón, pero no nos dieron una fecha para comenzar discusiones oficiales; por eso los plazos se agotaron y lanzamos este primer paro, que de seguir en esa indiferencia empresarial, lo repetiremos e intensificaremos estas medidas de fuerzas”, declamó Edgardo Quiroga, secretario general del confederal sanlorencino.
A esta medida de fuerza -que coincide con la convocada por varios gremios nacionales e inclusive por la CGT de Moyano- podrían sumarse otras si para cuando se formalice algún futuro acuerdo no es suscripto también por el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo.
“Si los aceiteros del departamento San Lorenzo no se suman a un pedido conjunto de salarios unificados para todos los trabajadores del complejo sojero, nosotros no firmaremos nada e intensificaremos la huelga hasta que se avengan a coincidir con nosotros; no podemos seguir favoreciendo los intereses de las patronales en detrimento de la unidad de movimiento obrero”, agregó el histórico dirigente sindical.
Este posicionamiento hace muy difícil una solución inmediata, ya que la cúpula del SOEA no solo que tiene distantes relaciones con Quiroga y con la dirigencia de la Federación Aceitera (de hecho, están desafiliados), sino que su máximo referente Pablo Reguera ya anticipó que con la CGT San Lorenzo no firmará nada (ver nota aparte).
“Nosotros no queremos estar en el grupo de los boludos”, expuso Quiroga para graficar la situación vivenciada, según su criterio, el año pasado cuando luego de convenir un sueldo mínimo de $10.500 para la categoría inicial, el SOEA recompuso su paritaria pasando de los algo más de $9000 obtenido meses antes a $10.800. “Así es fácil negociar sobre el sacrificio de nosotros quedando bien con el gobierno, con las patronales y con los trabajadores”, arremetió.
Pero así y todo trató de lanzar una línea de negociación con sus adversarios internos. “Tenemos diferencias, lo sabemos, y no queremos unificar nuestras políticas gremiales, pero debemos priorizar los beneficios para los trabajadores y entonces sí se impone una línea de negociación única”, admitió.
Para concluir, Quiroga adelantó que también solicitarán un básico salarial para los supervisores (otrora llamados fuera de convenio) y ratificó que si el acuerdo salarial para todo el complejo aceitero y portuario no es también ratificado por el SOEA “se declarará paro por tiempo indeterminado”.
En este contexto de latente conflicto de intereses sindicales, más las dificultades financieras que aventura el empresariado agroexportador dentro de un contexto económico nacional y mundial poco favorable, más la mediación de un gobierno pronto a expirar su mandato, las paritarias 2015 para este sector se anticipan como las más complicadas de su historia.

Comentarios