Reunión de CGT Regionales

La CGT San Lorenzo le pegó duro al diputado kirchnerista Marcos Cleri

Respondió a que el legislador nacional jamás se interiorizó al aprobar la nueva ley de biodiesel que, para el confederal, puso en peligro la continuidad laboral de miles de trabajadores


La CGT San Lorenzo apuntó contra la labor del diputado nacional kirchnerista Marco Cleri, hombre de la provincia de Santa Fe, por su «ausencia» en la región previo a que se sancionara la nueva ley de biocombustibles que redujo el corte de biodiesel en el gas oil.

Ello hizo que las productoras de tal combustible, todas Pymes y mayormente radicadas en territorio provincial, hoy tengan numerosos inconvenientes para sostener los puestos de empleo de «los tres mil a cuatro trabajadores» que aporta tal industria, de acuerdo a lo indicado por Pablo Reguera, secretario general del Sindicato Aceitero local e integrante del confederal del Cordón Industrial.

Meses atrás, el Congreso enfrentó el debate ante el vencimiento de una ley que permitía un corte mínimo de 10 por ciento de biodiesel en el gas oil.

Cuando esa norma nació, durante la presidencia de Néstor Kirchner, se definió un mapa muy preciso sobre el futuro de una industria incipiente, determinándose que el mercado interno sería abastecido por Pymes que comenzaban a fundarse, y el externo, por las firmas integradas, esto es, aquellas que poseen la molienda del grano y, a su vez, la instalación de refinerías.

Con la nueva ley, si bien se mantiene la modalidad de abastecimiento, redujo el corte a 5 por ciento, y con ello aumentó la capacidad ociosas en las pequeñas y medianas refinerías, según indicó el sindicalista.

«Las empresas trabajan una vez a la semana y la situación es muy crítica; Cleri debió consultar a los trabajadores sobre esta realidad antes de adoptar una decisión, que fue la de aprobar la nueva ley», sostuvo Reguera.

La crítica al diputado surgió ahora porque ayer la CGT San Lorenzo organizó un plenario con varias de sus pares regionales, participando confederales de las provincias de Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires.

«Queremos hacernos fuertes y que en Capital Federal escuchen al interior», explicó el referente aceitero.

«Tuvimos un caso que fruto a un trabaja mancomunada, terminó con éxito, y fue lo que sucedió tras el anuncio de cierre de Dow, y ahora no debemos descuidarnos sobre lo que pueda ocurrir con Vicentín; es por ello que resulta necesario que desde el interior, el movimiento obrero se unifique para que seamos escuchados y atendidos por el gobierno nacional», concluyó Reguera.

Comentarios