Maciel: Un laboratorio de ensayo

La Comuna de Maciel quiere despedir a la mitad de sus empleados

Lo reconoció el titular de la CGT San Lorenzo, quien dice oponerse a que haya una sólo censantía. Una situación que puede ser la punta de un iceberg a lo largo y ancho de la provincia


El secretario general de la CGT San Lorenzo y a su vez secretario de Organización de la Federación de Trabajadores Municipales de Santa Fe (Festram), Jesús Monzón, confirmó que la administración de la Comuna de Maciel “quiere despedir a 32 de los actuales 70 empleados”.

El dirigente reconoció que tales cifras fueron aportadas por el actual interventor y presidente comunal electo, Jorge Marucco. “Nos dijo que esa Comuna quiere trabajador con 40 agentes, no más, es decir que a los 15 compañeros suspendidos y/o cesanteados hay que sumarle en breve otra cifra aún mayor”.

Monzón anticipó que desde la organización gremial “no se permitirá que haya un sólo despido”.

Más allá del posicionamiento sindical respecto a la conservación del empleo público, hay una realidad inocultable que se agudizó en los últimos años de la mano de las dificultades económicas y financieras por la que atraviesan muchas administraciones comunales y municipales, un poco por la crisis que se da en casi todo el país, y otro tanto por los “nombramientos” que gestiones anteriores vienen sosteniendo sin medir consecuencias de una superpoblación laboral en muchos de estos planteles.

De hecho, hace un tiempo el intendente de Fray Luis Beltrán, Mariano Cominelli, quiso desplazar a algunos agentes que habían sido nombrados por su antecesora en el cargo, Liliana Canut, casi a último momento antes de cumplir su mandato. A pesar de quedar evidenciado que tales asignaciones respondieron a “favores” políticos y que eran claramente prescindibles en una estructura donde se apilan los administrativos y faltan los operarios de calle, el gremio se negó a aceptar tal desplazamiento. Y lo mismo hizo la autoridad ministerial provincial y también la justicia.

Ahora, la nueva instancia que abre Marucco se enmarca en un contexto algo diferente, pues esa localidad viene de un fallido gobierno electo por su pueblo y una intervención. Y además, está en pleno debate las dificultades de muchas administraciones para cumplir en tiempo y en forma con el pago de sus empleados. Ni hablar de sus presupuestos para obras o prestaciones de servicios.

Así las cosas, los sindicalistas vuelven a mostrase tozudos a “revisar” cualquier nombramiento anterior, y la actual gestión de Maciel a sostenerse en la necesidad de achicar su plantel que, a todas luces, parece superpoblado.

En este contexto, el Ministerio de Trabajo de la Provincia convocó a que las partes participen de una reunión para delinear un camino de negociación, y no se descarta que si en dicho encuentro no surgen avances de dictamine una conciliación obligatoria por un plazo de 15 días.

Actualmente el gremio lleva adelante un paro de actividades desde el pasado martes.

 

 

Comentarios