La cosecha será un 25% superior a la anterior

La trilla de la oleaginosa será de 50 millones de toneladas, mientras que en la campaña anterior se produjeron 39,9 millones de toneladas.


A la fecha se da por finalizada la siembra de soja 2012/13 a nivel nacional. La falta de humedad superficial relevada durante el tramo final del periodo de siembra en las regiones NOA y NEA, impidió´ en algunas zonas la incorporación de los últimos cuadros pendientes, según indicó hoy un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

Así las cosas, según la entidad porteña, pérdida de potencial de rinde a cosecha se ha ido acentuando durante los últimos siete días, y por tal motivo nuestra primera proyección de producción nacional para la campaña en curso asciende a 50.000.000 de toneladas.

“Es importante aclarar que de no haberse iniciado el periodo estival con una buena oferta hídrica en los cuadros sobre gran parte del área agrícola, el actual incremento interanual de producción – tentativamente estimado en 25,3 % – seria significativamente menor (la campaña 2011/12 finalizo´ en 39,9 MTn)”, señaló la BCBA.

Pese a ello, esta superficie remanente no representa un área significativa a nivel nacional y ello permite sostener nuestra actual estimación en 19.700.000 hectáreas para la presente campana.

Desafortunadamente, la condición de déficit hídrico no sólo afecta a las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Salta y Tucumán, si no que también comenzó´ a extenderse y a agravarse paulatinamente sobre extensas áreas de la franja central y sur de la región agrícola, en donde se concentra más del 80 % de la soja implantada.

Sectores del norte, este y sudeste de Córdoba, centro y sur de Santa Fe, La Pampa y sectores del oeste de Buenos Aires no han logrado recargar de forma adecuada el perfil de sus suelos durante los últimos cincuenta días, y en algunos casos transitaron enero con temperaturas máximas superiores a los promedios históricos.

En cada una de estas regiones la siembra de primera registra el mayor porcentaje de participación (= 75 %) y actualmente la gran mayoría de estos lotes transitan su periodo critico bajo condiciones hídricas regulares.

No obstante, esta primera proyección de producción no sólo refleja el paulatino deterioro que un elevado porcentaje de cuadros ha ido sufriendo durante las semanas previas, sino que también tiene en cuenta la reducción del potencial de rendimiento como consecuencia de los importantes retrasos de siembra registrados durante el presente ciclo.

Ya sea por las frecuentes lluvias primaverales que interrumpieron continuamente el avance de las sembradoras, por los excesos hídricos que provocaron la falta de piso para transitar en lotes y/o caminos, o por la ausencia de humedad superficial en algunas regiones, la siembra del cultivo estuvo demorada durante varias semanas en zonas que concentran una elevada proporción del área nacional con este cultivo.

Comentarios