La emergencia por violencia de género obtuvo media sanción

Diputados aprobó proyecto de ley que otorga al gobierno provincial herramientas para abordar problemática de feticidio.


Por unanimidad, la Cámara de Diputados de la provincia dio media sanción ayer al proyecto de ley por la cual se declara la emergencia por violencia de género. El tema volvió al centro de la agenda política por la ola de femicidios registrada en agosto. La norma venía siendo discutida desde entonces y ahora, luego de un trabajoso acuerdo político, fue girada al Senado para su sanción definitiva.

Entre otros puntos, el proyecto propone la elaboración de un plan de acción por parte de la Dirección Provincial de Políticas de Género y obliga al organismo a formular un protocolo de atención para casos de violencia contra  mujeres. En el debate legislativo hubo fuertes críticas opositoras a la directora de Políticas de Género Mercedes Martorell.

Se unificaron dos proyectos: uno de octubre de 2012, elaborado por la fallecida diputada Silvia De Césaris, y otro presentado el mes pasado por los integrantes del sub-bloque del PJ 100% Santafesino, que ahora pasará a llamarse Frente Renovador. Otras doce iniciativas vinculadas a la violencia de género fueron giradas a la Comisión de Derechos y Garantías y serán debatidas en las próximas sesiones.

La norma votada ayer tiene cuatro artículos, uno de ellos con múltiples incisos. El primero declara “la emergencia pública en materia social por violencia de género” por dos años en todo el territorio provincial “con el objetivo de que se ejecuten políticas y acciones tendientes a garantizar la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres y la asistencia a las víctimas”.

El segundo artículo establece que la Dirección de Políticas de Género, a cargo de Martorell, será el órgano de aplicación de la ley y responsable del cumplimiento del plan de acción. El cuarto punto habilita al Ejecutivo “a realizar  adecuaciones presupuestarias” y zanja así la discusión por los recursos, que había obturado –en parte– el debate previo.

El tercer artículo está dividido en ocho partes y es donde se define el “plan de acción” para combatir la violencia de género. En primer lugar, los legisladores sostienen que la provincia tiene que firmar convenios con los municipios y comunas para brindar el primer nivel de atención en forma conjunta. Incluso permite a municipios y comunas crear áreas específicas para abordar el tema.

De aprobarse la ley, los ministerios de Salud, Educación y Seguridad deberán comunicar en el día los hechos de violencia que hayan registrado “preservando y resguardando la identidad de la víctima y su familia”. El ítem tiene relevancia: cuando Martorell se entrevistó con los diputados –tres semanas atrás– admitió haberse enterado por los medios de los últimos femicidios ocurridos en la provincia.

Otro inciso determina que la provincia deberá elaborar en un plazo de quince días un protocolo de actuación destinado a los casos de violencia contra las mujeres. “Deberá involucrar el funcionamiento de las comisarías, comisarías de la mujer, efectores de salud, fiscalías, defensorías y demás autoridades judiciales”, agrega. Además, establece que la provincia deberá poner en funcionamiento casas-refugios para las víctimas y sus hijos –funcionan 12 en distintas localidades– y que deberá trabajar por la relocalización y la inserción laboral de las mujeres afectadas por el flagelo.

Fertilización asistida

La Cámara de Diputados aprobó ayer en forma definitiva la adhesión de la provincia a la ley nacional 26.862 de fertilización asistida. Según el texto, el Ministerio de Salud será la autoridad de aplicación de la norma. La ley 26.862 tiene por objeto regular el acceso a las técnicas de reproducción humana asistida. Entre otros puntos, determina que los tratamientos de fertilización deberán incluirse dentro de la prestación médica obligatoria como un servicio más.

“Hoy es el más importante de toda nuestra lucha”, celebró Yanina Solís, de la asociación Sumate a Dar Vida. “Esto nos da posibilidad de poder tener un hijo. Es una puerta abierta para poder cumplir sueños. Ahora viene la etapa de poder acercarse a las obras sociales y al sector público, para que ellos respondan a lo que se ha logrado”, señaló.

Comentarios