La engañó para casarse y la dejó antes de llegar al altar: ahora deberá indemnizarla

Un sanlorencino deberá indemnizar a su ex por abandonarla horas antes de casarse con ella. Para la Justicia, el hombre la engañó para “terminar de construir su casa” y cuando logró hacerlo la dejó.


La Justicia dispuso que Horacio, un vecino de la ciudad de San Lorenzo indemnice a Patricia, con quien se estaba por casar, con algo más de $ 12.000. El hombre fue condenado y deberá compensar a quien iba a ser su esposa por cancelar la boda a pocos días de realizarse. La joven –también de San Lorenzo- le endilgó que se había hecho cargo de la seña del servicio de catering, de electrodomésticos y de terminar la casa.

Según falló la Justicia, el hombre deberá pagarle $ 11.700 para «reparar el daño moral». “Pero no sólo eso, puesto que ese es el valor al momento del inicio de la demanda, hace unos 6 años. Hoy el monto debe ser actualizado con intereses”, señaló en FM Vale Víctor Hugo Villarreal, abogado de Patricia Lamberti, la joven abandonada.

El caso lo resolvió la sala primera de la Cámara de Apelación Civil y Comercial de Rosario, tras ratificar un fallo de primera instancia de un juzgado de San Lorenzo. En un fallo del año 2011, el juzgado de primera instancia Civil, Comercial y Laboral de San Lorenzo, había hecho lugar a la demanda de Patricia y condenó a Horacio Herrera a abonarle a ella la suma de once mil setecientos noventa pesos más intereses.

Sin embargo, esa medida fue apelada por ambas partes. Ella pedía “reparar el daño moral en que mediante la falsa promesa de matrimonio por parte él engañó y defraudó económicamente a ella al llevarla a gastar ingresos y tomar deudas para terminar el inmueble que, supuestamente, constituiría el hogar familiar de ambas partes”; y además presentó testigos para demostrar que ella se hizo cargo de “los electrodomésticos adquiridos para el futuro matrimonio, el turno para la iglesia y la seña para el servicio de catering y la torta”.

Según explicó el Dr. Villarreal, una testigo contó en el juicio “la comunicación telefónica al lugar de trabajo de ella para definir el texto de las tarjetas de casamiento”; y hasta declaró un albañil sobre “la presencia de ambas partes en el inmueble de propiedad del demandado proyectando cambios que harían en el futuro”.

La defensa de Horacio aseguró ante la Justicia que “ella no acreditó haber hecho frente en forma personal a los gastos y que no existe certeza respecto de que los fondos provengan del patrimonio de ella”.

Pero en segunda instancia, la Cámara decidió desestimar el recurso de nulidad y rechazar las apelaciones de ambos. De esta manera, quedó vigente el fallo de primera instancia que obligó a Horacio a indemnizar a Patricia.

«El noviazgo fue como un engaño para que Patricia aporte dinero a Horacio, que en realidad lo que quería era terminar su casa que estaba a medio construir», concluyó el abogado de la damnificada.

Comentarios