Empleo y producción

«La industria aceitera trabaja con márgenes negativos hace casi un año»

Dura advertencia del empresariado sobre el principal rubro productivo de la región. El volumen procesado de soja cayó a casi 200.000 tn. comparado con mayo de 2021


El sector agroexportador, referente indiscutible del aparato productivo e industrial de la región, muestra una dicotomía extrema respecto a su presente y futuro.

Por un lado, la liquidación de divisas viene sosteniendo un récord mes a mes; para el caso, de enero a mayo de este año ya se recaudó más de 15.300 millones de dólares, pero el grueso de ese volumen es por granos exportados sin procesar, y a la vez, evidencia una caída respecto al envío de los productos con mayor valor agregado, como lo son los aceites y las harina de soja, que en San Lorenzo, Puerto San martín y Timbúes disponen del grueso de sus fábricas.

En este marco, durante el primer cuatrimestre del año la molienda de esta oleaginosa cayó más de 1,8 millones de toneladas en el comparativo interanual. Según los datos del sector, esto equivale a pérdida de divisas por 1.200 millones de dólares, en materia de retenciones unos 400 millones de la moneda norteamericana.

En consecuencia, los industriales reconocen que sus empresas trabajan con márgenes de molienda negativos. Tanto la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) como el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) detallaron que la industria aceitera enfrenta el periodo de márgenes de molienda de soja negativos más prolongado en toda su historia. “Desde el agosto del año pasado hasta la fecha, a punto de cumplir un año, la industria aceitera viene trabajando con márgenes negativos, cumpliendo su rol de ser el primer exportador mundial de harina y aceite de soja, en un contexto de crisis de seguridad alimentaria global, agravada por el conflicto del Mar Negro”, explicaron.

En materia de estadísticas, la producción de mayo último cayó en casi 200.000 toneladas respecto a la de igual mes de 2011. Y anticiparon que por la caída en la producción de soja durante este año, «consecuencia de la sequía y del menor volumen de importación de soja del Paraguay con pérdidas del 50 por ciento de su producción, el grueso de molienda total de soja sufrirá una sustancial baja, afectando la producción y las exportaciones de harina de soja y de aceite de soja».

Tal situación no solo responde a una problemática fiscal para las arcas del gobierno, sino también para el entramado productivo local, la generación y mantenimiento del empleo y todo lo que respecta a la cadena de comercialización de la soja.

En síntesis, los actuales valores de exportación repercute positivamente en el funcionamiento de los puertos, pero negativamente en la industria aceitera y de biodiesel.

Los datos aportados por el Ministerio de Agricultura de la Nación, respaldan lo dicho. Entre enero y abril de este año se enviaron al exterior un total de 21,7 millones de toneladas de granos, lo que representa un incremento interanual del 28,4 por ciento, mientras que en el mismo periodo del año anterior se habían exportado 16,9 millones. Respecto a las exportaciones de aceites y subproductos (harina y expeller de soja), las cifras son negativas: en el primer caso llega a 36 por ciento en el primer cuatrimestre tras el embarque de 1,6 millones de toneladas contra más de 2,5 millones de abril de 2021. En cuanto a los subproductos el retroceso es de casi el 12 por ciento, ya que se exportaron 9,3 millones de toneladas contra las 10,5 millones del año pasado.

Fuente: Ámbito Financiero

Comentarios