Elecciones 2021

La interna del peronismo en San Lorenzo dejará a vencedores y vencidos

Se determinará como seguirá el partido en el futuro. Incluso los resultados que se den por fuera de la estructura también serán determinantes para saber si surge un nuevo líder. O todo siga igual


Las elecciones internas (PASO) que se celebrarán este domingo tendrán una significativa importancia en el peronismo de San Lorenzo.

Es que a los tres principales referentes que tratarán de imponerse dentro de la estructura partidaria, se le sumarán por lo menos otros dos actores que son referentes indiscutibles del movimiento, pero que se postulan por fuera del lema.

Para poner nombres, los tres primeros son Romina Nebreda, Esteban Aricó y Eduardo Ros. Los otros dos, Daniel Machado y Antonio Diez.

Estos dos últimos son los candidatos del senador Armando Traferri, jefe indiscutido del PJ de San Lorenzo durante décadas, Salvo por un par de años en los que dio un paso al costado luego que Leonardo Raimundo arribara a la intendencia, siempre estuvo vinculado con la vida institucional del movimiento creado por Juan Domingo Perón; nada se hacía o deshacía (y aún ahora) sin su consentimiento.

Esta vez, Diez y Machado optaron por postularse por afuera, lo que determinará el real caudal electoral que hoy dispone Traferri en San Lorenzo. O por lo menos, cuánto podrá traccionar a favor de candidatos de su riñón. La apuesta puede resultar riesgosa ya que si la cosecha es pobre, podría dejar abierta la puerta para que otro, con más argumentos traducido en votos, le empiece a disputar ese liderazgo. Y en la previa, ello bien puede suceder.

Para Nebreda, la cantidad de sufragios que obtenga definirá el crecimiento o retroceso de la figura del concejal Martín Cerdera, que llegó a la banca tras las elecciones de 2019 y previo a ganar la interna. El edil no es del sector de Traferri, pero para entonces el PJ fue más o menos unido y todos confluyeron detrás de su postulación en las generales. Si pierde la interna, será un paso para atrás, no sólo porque no pudo traccionar votos a su referente, sino que quedará derrotado por dos candidatos “novatos”.

Además, Cerdera juega también en la nacional, ya que su espacio apoya abiertamente a Agustín Rossi para el Senado en su lucha con el candidato del gobernador. En ese terreno se encuentra con Traferri, ya que ambos confluyeron detrás del binomio que el “Chivo” comparte con Alejandra Rodenas, la delfina del senador departamental.

Respecto a los “novatos”, uno es Esteban Aricó, un afiliado peronista que participó por años del gobierno de Raimundo en el municipio local y del que se aportó hace un par de meses. Es el referente del gobernador Omar Perotti en la ciudad y probará suerte apostando en quedarse como referente del partido. Pero claro que para eso deberá ganar. Caso contrario tendrá que remarla con billetera propia si decide seguir en política. O volver a la estructura del raimundismo.

El otro es Eduardo Ros, actual concejal que accedió a su banca en 2017 de la mano del Frente Progresista y que ahora quiere renovarla, pero con el Frente Renovador. Se pasó de vereda de un día para otro y un confeso radical hoy podría quedarse como el referente del peronismo. De la UCR al PJ casi sin escalas.

Si gana las PASO, Ros tendrá detrás de sí a todo el peronismo. Y si así sucede cabe preguntarse si tendrá, efectivamente, a todo el peronismo. ¿Y si pierde? Es el que quedará más expuesto porque deberá definir cómo seguirán sus pasos en la política. Y por qué sector político lo hará.

Aún de todo esto analizado, habrá que comparar el caudal de votos que cada uno obtenga.

De atrás para adelante, Ros deberá revalidar los casi 15.000 sufragios que recogió en 2017, una cifra que en esta ocasión pareciera difícil de repetir, aunque el candidato está más que confiado en hacerlo.

Para Aricó, todo será nuevo. Por primera vez participa de un cargo electivo así que, lo que coseche, será su base. Pero si no gana o los votos son pocos, dejará de ser el referente del oficialismo provincial.

Y para Nebreda, lo dicho: si logra menos cantidad que lo obtenido por Cerdera en 2019, será un retroceso; caso contrario, un avance.

Por último, los “excluidos por propia voluntad”. La suma de uno y otro (Machado y Diez), demostrarán el real poder electoral de Traferri, por lo menos con vista a un cargo local y con su confianza depositada en otra persona.

Como siempre ocurre, detrás de una interna del peronismo hay mucho más que una simple elección. Por eso, luego de conocerse los resultados electorales, habrá vencedores y vencidos.

Comentarios