La leche materna, un alimento irremplazable para la salud de los bebés

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se salvaría la vida de 1,3 millones de niños menores de 12 meses si se alimentasen exclusivamente de leche materna


Del 1 al 7 de agosto se realizará la Semana Mundial de la Lactancia Materna, a la que adhieren 170 países entre los que se encuentra Argentina, con la finalidad de fomentarla para mejorar la salud de los bebés.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó la necesidad de iniciar la lactancia materna en la primera hora de vida y mantenerla como única forma de alimentación durante los seis meses siguientes para proteger al bebé de enfermedades tanto en la niñez como en la adultez.

Según la Alianza Mundial pro Lactancia Materna, coordinadora de la semana mundial, la lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita.

El documento de la OMS destacó que desde el mismo momento del nacimiento se debe seguir con la lactancia materna hasta los 2 años como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos.

La leche materna tiene varios nutrientes, como por ejemplo proteínas que el bebé puede digerir fácilmente y le permite un buen desarrollo del sistema nervioso.

Además, la leche materna tiene un alto contenido de hierro, en comparación con las leches de fórmula y anticuerpos que crean el sistema inmunológico de la persona.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna conmemora la Declaración de Innocenti, formulada por la OMS y UNICEF en agosto de 1990 para proteger, promover y respaldar la lactancia materna.

El biólogo Bernd Stahl, miembro de la Sociedad Internacional para Investigación de la Leche Humana y la Lactancia, señaló en su visita a Buenos Aires que “la leche materna es el alimento óptimo para el recién nacido y se deben agotar todas las instancias para que se le suministre”

Stahl aclaró que “no toda la leche materna es igual porque es distinta la composición genética de las mujeres”, pero insistió en que “es el alimento más sano que debe ser exclusivo en los primeros seis meses”.

Añadió que “la lactancia materna trae tantos beneficios al niño en el futuro, que se podría decir que en la adultez, tendrá menos posibilidad de tener enfermedades de riesgo cardiovascular”.

Fuente: Telam

Comentarios