La ley de paridad electoral se “paró” en el Senado Santafesino. “Habrá una catarata de juicios contra la Provincia”

Así lo admitió el representante del departamento San Lorenzo, Armando Traferri, y agregó que el proyecto avalado por Diputado “necesita reformas”


La ley de paridad electoral no tiene consenso en el Senado Provincial. Al menos, para avalar lo resuelto en Diputados, donde le dieron media sanción.

“Así no creo que se apruebe”, admitió el sanlorencino Armando Trafferi, quien aventuró una “catarata de juicios” contra la Provincia si esta ley toma vigencia.

La pasada semana, legisladores de todos los bloques se reunieron y acordaron aguardar hasta tanto haya una definición en el Congreso de la Nación con respecto al tema, que al revés de Santa Fe, el Senado ya lo aprobó -a mediados de octubre- y lo derivó a Diputados.

De esta manera, los integrantes de la Cámara Alta santafesina no se van a expedir, y de esta manera, el año de sesiones ordinarias concluye sin su aprobación.

Y si el gobernador Miguel Lifschitz pide su debate en extraordinarias, “tampoco creo que se apruebe”, ratificó Traferri.

Los diputados santafesinos aprobaron el 20 de octubre pasado la participación igualitaria de varones y mujeres “en los órganos colegiados con representación parlamentaria”. La media sanción fue celebrada y se comenzó a seguir de cerca el tratamiento que los senadores le dieron al proyecto.

Ante la “demora”, el jueves pasado, en la explanada de la Legislatura de Santa Fe, un colectivo integrado por diputadas, concejalas, periodistas y sindicalistas “de todos los espacios políticos” se reunieron para solicitarles “el pronto tratamiento y la sanción definitiva de la ley de paridad”.

Pero el Senado maneja otros tiempos. El legislador sanlorencino reveló que en la reunión entre los cuatro presidentes de bloque e interbloques (el radical Lisandro Enrico, su correligionario Felipe Michlig, el socialista Emilio Jatón y él, por el PJ), resolvieron esperar y tener “un poco más de claridad”. Es decir, el rechazo no es propio de un partido, sino que es generalizado.

“No queremos que nos genere una catarata de juicios cada vez que se tenga que aplicar”, explicó Traferri, y puso el ejemplo de las comisiones comunales de tres o cinco miembros o la mayoría de los Concejos locales, que son de seis miembros cuando, por caso, se renuevan tres bancas “¿Cómo aplicás el 50 por ciento? ¿Cómo hacés en el Senado?”, se preguntó y amplió: “El único lugar donde no tendría objeción es el Senado, pero las listas tienen que quedar consagradas en función de lo que fue la elección, el proyecto tiene baches que son solucionables y en el apuro salió esto, después viene la doble interpretación y terminamos discutiendo en Tribunales a quién le corresponde”.

“No queremos que nos genere una catarata de juicios cada vez que se tenga que aplicar”, explicó Traferri, y puso el ejemplo de las comisiones comunales de tres o cinco miembros o la mayoría de los Concejos locales, que son de seis miembros cuando, por caso, se renuevan tres bancas “¿Cómo aplicás el 50 por ciento? ¿Cómo hacés en el Senado?”, se preguntó y amplió: “El único lugar donde no tendría objeción es el Senado, pero las listas tienen que quedar consagradas en función de lo que fue la elección, el proyecto tiene baches que son solucionables y en el apuro salió esto, después viene la doble interpretación y terminamos discutiendo en Tribunales a quién le corresponde”.

Comentarios