Caso Vicentín

La llegada de camiones al puerto de Vicentín es por el “efecto Timbúes”

Una noticia sobre la posibilidad de una reactivación de la empresa Vicentín generó cierta esperanza entre las más de 800 familias que dependen de la grupo económico santafesino.


Ingreso al puerto de Vicentín San Lorenzo

En el día de ayer una información recorrió muchos acopios de la Argentina indicando que la empresa Vicentín comenzaría a recibir camiones en las instalaciones que la empresa tiene sobre el río Paraná. La información es correcta y fue la empresa Oleaginosa Moreno perteneciente al grupo económico suizo Glencore quien solicitó a los acopios, corredores y entregadores la disponibilidad de entregar mercadería en San Lorenzo.

Con el correr de las horas y con un sin número de especulaciones fue quedando claro que había detrás de la jugada del holding suizo, nada tenía que ver con reactivar las plantas de Vicentín o realizar un fason que prenda las maquinas paradas desde diciembre luego de que Vicentín anunciará el default, si no muy por el contrario lo que Glencor quería escapar era del “efecto Timbúes”.

¿Qué es el efecto Timbúes?

Desde la llegada del cornovirus a suelo Argentino el presidente comunal de Timbúes, Amaro Gonzalez, realizó varias conferencias de prensa pidiendo a las empresas algunas medidas de seguridad en virtud de extremas las medidas de control necesarias para evitar la propagación del virus, estas negociaciones no llegaron a buen puerto hasta el punto tal que Gonzalez decidió cerrar el ingreso de camiones a las terminales portuarias de esa jurisdicción.

Por esto la empresa Glencore, principal accionista de la Renova en sociedad con Vicentín decidió activar la recepción de camiones en el puerto de Vicentín y así hacer frente al “efecto Timbúes”.

Las definiciones sobre el futuro de Vicentín siguen muy lejos de una solución que lleve tranquilidad a los más de 800 trabajadores sumado a que en el día de ayer uno de los acreedores del concurso pidió la recusación del juez que lleva adelante las medidas en el juzgado de Reconquista.

 

Comentarios