Conmoción en Totoras

La madrugada en que lo asesinaron y calcinaron, Bruno estuvo en casa del acusado

Mario Santiago D. será imputado el sábado en Tribunales de San Lorenzo por el crimen del totorense cuyo cuerpo apareció calcinado en un campo de Luis Palacios.


La madrugada del 15 de enero, Bruno Galetti estuvo en la casa Mario Santiago D. antes de que lo asesinaran y de que su cuerpo apareciese calcinado en un campo de soja de Luis Palacios, localidad del departamento San Lorenzo.

A través de la investigación, el fiscal Aquiles Balbis reconstruyó los hechos que desencadenó en un escalofriante crimen que aún produce conmoción en la ciudad de Totoras.

El preinforme de la autopsia determinó que el cuerpo de Bruno presentaba dos orificios que habrían sido causados por un arma blanca. Dichas heridas tenían características compatibles con vitalidad. Es decir que al momento de ser producidas, la víctima se encontraba con vida.

Bruno salió de madrugada de su domicilio y pasó por la casa en donde vivía Mario D., en Saavedra al 800. Medidas investigativas así lo ratificaron a través del rastreo satelital que le realizaron a la Fiat Fiorino mediante informes de geolocalización.

A las 4 de la madrugada de aquel 15 de enero, el utilitario de Galetti salió del garaje de la vivienda de Saavedra al 800, en Totoras, y no detuvo su marcha hasta llegar donde horas después fue hallado sin vida, señaló la investigación.

También se constató que Mario D. se trasladó de regreso desde Luis Palacios hacia Totoras. En tanto que las pericias de rastrillaje con luminol para hallar rastros de sangre fueron concluyentes: en el garaje de Saavedra al 800 dieron positivo. Luego, el acusado se mudó sospechosamente a una casa de Fray Luis Beltrán al 1400.

En los allanamientos realizados por la Agencia de Investigación Criminal, en conjunto con las TOE, se secuestraron aparatos de telefonía celular y chips de celulares que fueron enviados a peritar.

El sábado al mediodía, Mario D. será imputado en Tribunales de San Lorenzo por el homicidio calificado de Bruno Galetti.

Comentarios