Editorial

¡La odisea de los giles! El cansancio de vecinos que puede dejar al país sin exportaciones

Por Nicolás Carugatti


El cordón agroexportador que va desde San Lorenzo a Timbúes conforma el segundo complejo de exportaciones de granos y sub productos más importante del mundo. Cualquiera que lea este enunciado desde algún lugar del país o del mundo, con excepción de los que tienen que llegar a los puertos transportando granos y también de quienes vivimos en esa región, se imaginaría una zona con opulencia de infraestructura al servicio de la generación de riquezas, con ciudades y pueblos ricos. Pero no, lamento desilusionarlos: somos una gran villa miseria.

La política nacional y provincial se llena la boca hablando de la producción de alimentos del país. Sin ir más lejos, ayer el gobernador Omar Perotti en el marco del remate del primer lote de soja en la Bolsa de Comercio de Rosario hizo referencia a la potencialidad que tiene la provincia en la generación de riquezas. Pero desconocía que esa misma noche un grupo de vecinos de Villa La Ribera, cansados de la odisea de intentar vivir con normalidad durante la época de cosecha gruesa, tenía decidido cortar por tiempo indeterminado la intersección de las rutas 11 y 91. Por esos caminos ingresa el 60% de los camiones que transportan granos hasta el complejo exportador de Timbúes.

Al cotorreo de la política se le suma la mediocre dirigencia empresarial, que conducen los destinos de la industria agroexportadora con cero capacidad de lobby. La mayoría de estos ejecutivos, los más importantes de estas compañías, no sabrían llegar sin GPS a los puertos de Timbúes. Todos ponen por delante del bien común la competencia comercial, una situación que no hace más que atentar contra la sustentabilidad del negocio a largo plazo. Ya que todos los contratos sociales están rotos.

El corte de ruta de los vecinos de la pequeña localidad de Villa La Ribera, es tal vez el inicio de un conflicto que puede impedir a la Argentina exportar los productos del agro claves para garantizar el ingreso de divisas. Algo similar a lo que se vivió en el puente internacional Libertador General San Martín que une la localidad uruguaya de Fray Bentos con Gualeguaychú en Entre Ríos, cuando vecinos decidieron cortar el paso internacional durante 5 años a comienzos de 2005 en reclamo por la instalación de una pastera.

La odisea de los giles 

Ricardo Darín es uno de los protagonistas de la película la «Odisea de los Giles», un clásico del cine Argentino que describe la desesperación de un grupo de ciudadanos estafados por los bancos con el corralito financiero del 2001. El film arranca describiendo a los giles.

En ese definición de gil es tal vez el mejor resumen de lo que vivimos los habitantes del Cordón Industrial. Darín, en su locución, dice lo siguiente: «Según el diccionario gil es una persona lenta a la que le falta viveza y picardía, aunque ya sabemos que el gil es un laburante, un tipo honesto… Gente que cumple las normas terminan siendo sinónimos de gil, pero un día el abuso al que estamos acostumbrados los giles se convierte en una verdadera patada en los dientes…»

Comentarios