Largas colas

La odisea de volver a casa cuando funciona una sola línea de colectivos

Sin colectivos amarillos por el paro de choferes, los usuarios ansían regresar en el último Serodino. Sino, compartir un taxi hasta San Lorenzo que cuesta 1400 mangos


Una larga cola de 120 pasajeros espera por el último servicio interurbano del día de la empresa Serodino, la única línea que ofrece transporte en tiempos de paro de colectiveros afiliados a la UTA, que representa a la totalidad de los choferes que trabajan en El Expreso de Rosario Bus.

“Si el chófer no pide un refuerzo para las 17.10, mucha gente queda colgada y se tiene que volver en taxi a San Lorenzo. Puteando, obviamente. Entre cuatro pagás 1400 mangos para llegar a casa”, manifestó Carlos, uno de los usuarios que frecuenta el transporte público de pasajeros, para desarrollar tareas laborales en Rosario.

La cola comienza en calle Corrientes y gira hacia el este por calle San Luis, en la Plaza Sarmiento de Rosario. La postal se repite todas las tardes de julio, desde que comenzó el paro de colectiveros que manejan los micros amarillos de Rosario Bus.

“Van tan repletos que los pasajeros que quieren subir en Alberdi, Rondeau y Granadero Baigorria, no pueden hacerlo porque no les frenan. Así no se puede seguir viajando”, lamentó otro pasajero. Mientras tanto, el Ministerio de Trabajo de la Nación no logra destrabar un conflicto que solamente se resuelve con plata, ya que a los colectiveros de la UTA les deben los sueldos de junio y aguinaldo.

Comentarios