La pobreza en EE.UU. llega al nivel más alto en medio siglo

Lo afirman los expertos citando datos del último censo. El 15,1% de la población era pobre en 2010. Pero en 2011 esa cifra trepó al 15,7%. No se veían números tan elevados desde fines de los años 50.


Mientras que el presidente Barack Obama y su rival republicano, Mitt Romney, luchan duramente para ver quién logra quedarse con el voto de la clase media, hay un sector de la sociedad estadounidense cada vez más numeroso que han decidido ignorar: los pobres.

Según una investigación de The Associated Press, el número de estadounidenses que viven bajo la línea de la pobreza está alcanzando su punto más alto desde que el presidente Lyndon Johnson le declaró la guerra al flagelo a fines de los 50.

En efecto, en 2010 casi el 15,1% de los estadounidenses vivía en el umbral o por debajo del umbral de la pobreza. Pero los economistas encuestados por AP estiman que, cuando se conozcan las estadísticas del Censo Nacional 2011 una semana antes de las elecciones de noviembre, el índice aumentará al 15,7%, el más alto en medio siglo .

Un buen indicador de lo que está ocurriendo son las “sopas populares” que hay en todas las ciudades estadounidenses. Actualmente no dan abasto. “Nunca he visto una situación tan mala como ésta”, dijo Lyn Brantley, directora del Capital Area Food Bank, un banco de alimentos de Washington. “Lo que estamos viendo es una crisis de hambre.

Asistimos a cada más gente de la clase media”. En efecto, muchos que antes pertenecían a la clase media baja son ahora pobres. Durante la crisis de 2007, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, perdieron sus casas, sus trabajos y –consecuentemente– el acceso al seguro médico. Según datos del Departamento de Salud, para que una familia de cuatro miembros (una pareja y dos hijos) sea considerada pobre debe ganar menos de US$ 22.314 al año. El ingreso de un individuo solo, en cambio, debe ser mayor a US$ 11.139.

De acuerdo con un sondeo de opinión del Pew Research Centre, sólo un tercio de los estadoundienses vive hoy mejor que sus padres y la brecha entre ricos y pobres no ha hecho otra cosa que agrandarse. Desde los años 60 hubo muchos períodos de crecimiento económico, pero las estadísticas demuestran que han beneficiado fundamentalmente a los más ricos .

Según el Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, la fracción del ingreso destinado al 1% de la población se duplicó desde los 80. “Estados Unidos siempre se vanaglorió de ser la tierra de las oportunidades”, dijo. “El sueño americano, las historias de aquellos que lograron salir de la pobreza para transformarse en ricos forman parte de nuestro sentido de identidad.

Comentarios