La Presidente afirmó que no se abrirá el canje de deuda a fondos buitres

Cristina Kirchner descartó una segunda reapertura del canje de deuda para negociar con quienes no lo hicieron antes. Advirtió que su gestión no pagará deuda "a costa del hambre de millones de argentinos".


“No existe margen para recurrir a ajustes ni a endeudamiento”, enfatizó la primera mandataria frente a las presiones de quienes lograron que la Justicia de Ghana retuviera en su puerto a la Fragata Libertad.

“Por eso cuidamos las divisas que necesitamos para las importaciones y para pagar la deuda que otros gobiernos contrajeron”, dijo la mandataria al inaugurar una planta de laminados industriales en la ciudad de Villa Constitución.

Los mercados aguardan expectantes los pasos que seguirá el gobierno nacional con el 7% de los bonistas que no adhirieron a los canjes de 2005 y 2010.

Mientras tanto, los precios de los títulos de la deuda pública se mantienen en valores mínimos y sostienen el Índice de Riesgo País que elabora el banco de inversión JP Morgan en 1.208 puntos básicos, similar al cierre del viernes.

Mientras que la prima de riesgo de default que deben pagar las empresas argentinas se elevó a 2.112 puntos, en contraste con 573 que paga España, aunque muy lejos de 37.030 que les exigen a las compañías en Grecia.

La oportunidad ya pasó

La jefa de Estado recordó fragmentos de un discurso emitido por su fallecido esposo el 14 de enero de 2005 cuando lanzó oficialmente la operación de canje de la deuda endefault, luego de las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional y de los recursos judiciales interpuestos por los “fondos buitres”.

“Este gobierno, con racionalidad, intentará salir del default.
No pagaremos a costa de que cada vez mas argentinos vean postergado su acceso a la salud, a la vivienda y a la educación”, había dicho Kirchner, recordó la mandataria.

Dijo también que ahora, como en el 2005, la reapertura de las negociaciones para un nuevo canje de títulos en default “no es por ideologías ni se trata de caprichos, sino que se trata de una fría y racional realidad de los números y de la economía”.

“No vamos a aflojar, decía Néstor Kirchner, y eso dice esta Presidente ocho años más tarde”, dijo una eufórica Cristina Kirchner desde el escenario que compartió con el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti.

Indicó que la lectura del discurso de Kirchner y la ratificación de lo que expresaba el entonces presidente en 2004 dan cuenta de “la coherencia de un planteo” y aclaró que “no es importante solamente lo épico sino (también) lo correcto y lo que debe ser”.

Comentarios