La Provincia deberá manejarse con el presupuesto 2012 reconducido

El presupuesto provincial para este año sigue sin ser convalidado por la Legislatura. La provincia deberá manejarse con el presupuesto del año pasado reconducido.


Algo que, dicen desde la oposición, buscó deliberadamente la gestión de Antonio Bonfatti a fin de ganar al menos cuatro o cinco meses del año con fondos de uso discrecional. Al no tener las imputaciones determinadas que fija el presupuesto —aseguran— los fondos que ingresan por recaudación y sobre todo por sobre recaudación de sino inflacionario, podrán ser usados a discreción y sin dar explicaciones por el Ejecutivo. Algo que en un año electoral, no sería un dato menor.

Si las acusaciones opositoras se comprueban, el oficialismo se salió ayer con la suya y consumó la picardía. La aprobación del presupuesto se demorará cuanto menos otro mes. El costo político de la jugada se desconoce.

Sea al cual sea, hizo que el debate del presupuesto ayer en la Cámara de Diputados trocara en escándalo, con legisladores que abandonaron airados el recinto, y cruces entre oficialistas y opositores que se acusaron recíprocamente de actuar con deslealtad.

El origen. El proyecto, que tenía media sanción del Senado, fue votado por el oficialismo, que le introdujo modificaciones. De ese modo, fue devuelto a la Cámara de origen. La oposición acusó a los diputados del Frente Progresista de consumar una maniobra dilatoria.

Al comenzar la reunión, nada hacía presumir la contienda. La actitud de cada bloque se había repasado en la reunión de Labor Parlamentaria. Los del peronismo darían quórum permitiendo que se tratara sobre tablas el proyecto, pero se abstendrían de votarlo.

De ese modo, dejaron en manos de socialistas, radicales y demás socios su aprobación. Estos últimos, dicen haber reclamado una semana más para intentar deshacer algunas de las modificaciones que el Senado introdujera en el proyecto original que vino de la Casa Gris.

Temprano se votó. Primero, el tratamiento sobre tablas. Incluso otras dos cuestiones sensibles votadas con apartamiento de reglamento (acortamiento de plazos electorales y veto a la ley Lacava) parecieron afirmar que todo estaba acordado. Luego se votó el presupuesto en general y fue aprobado con 14 votos positivos del FPCyS (ayer no estuvo Dadomo) y el del peronista Ricardo Olivera. Es decir, obtuvo 15 votos a favor.

Desde la oposición, 22 se abstuvieron; 9 se ausentaron y los 3 integrantes de la bancada de “100 por ciento Santafesino” votaron en contra. Se pasó entonces al debate en particular artículo por artículo.

El proyecto es equilibrado, contempla un superávit testimonial de apenas algo más de 63,3 millones de pesos (que surge de restar a los recursos estimados en 40.209 millones gastos por 40.145 millones de pesos). El destino del 63 por ciento de los gastos totales es salud, educación, seguridad y desarrollo social. E incluye un aumento de la recaudación impositiva de alrededor del 20,9 por ciento.

Fue en el Senado donde se introdujeron dos modificaciones que disgustaron al socialismo. Un fondo para obras en los departamentos y la reducción de 500 a 250 millones de pesos el monto autorizado para que el Ejecutivo contraiga endeudamiento. Uno contenido en el artículo 23 y el otro en el 46. Ayer, cuando el radical Galdeano propuso la modificación de ambos, ardió Troya. Los peronistas pusieron el grito en el cielo diciendo que eso no era lo acordado, que una modificación volvería el proyecto al Senado, donde si no se aprueba el jueves que viene (algo muy difícil), y teniendo en cuenta que la semana subsiguiente es Semana Santa, recién seria debatido en abril.

Esto demostró, según los peronistas que hablaron enojados, que el gobierno tuvo siempre la intención de demorar la aprobación del presupuesto. Desde el oficialismo se respondió que se les negó el tiempo pedido de una semana para tratarlo y que el peronismo posee mayoría en el cuerpo.

El proyecto fue modificado con los 14 votos oficialistas y volvió al Senado. Para entonces fuera de éstos solo quedaban en el recinto los obeidistas, los kirchneristas y los diputados que responden a Alberto Maguid.
Plenario por Ingresos Brutos

El ministro de Economía, Ángel Sciara, destacó la necesidad de respetar “los principios federales de equidad, generosidad y solidaridad ínterjurisdiccional” durante el acto de apertura del plenario de la comisión arbitral del Convenio Multilateral, ente que regula el reparto de Ingresos Brutos entre las 23 provincias y Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El ministro destacó el carácter federal de la comisión arbitral y abogó por respetar sus decisiones.

 

 

Comentarios