“La Provincia tiene una deuda manejable”

El ministro de Gobierno y Reforma del Estado restó importancia a las críticas que hacen desde el PJ sobre el nivel del gasto público


El ministro de Gobierno y Reforma del Estado restó importancia a las críticas que hacen desde el PJ sobre el nivel del gasto público y desmintió que haya atrasos en el pago de los salarios.

Con esa frase, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi, busca llevar tranquilidad a la ciudadanía después de las críticas que surgieran desde la oposición respecto al manejo de las cuentas públicas, el déficit y la posible cesación de pagos.

-¿Qué grado de veracidad tiene esa versión de que aparecerían los bonos en la provincia de Santa Fe para pagar sueldos y haberes?

-Algunos han largado a circular todas esas versiones con muy mala intención o, directamente, por ignorancia. Hoy los sueldos se han estado pagando a pesar de que Santa Fe no tiene un banco propio ni tiene la posibilidad de recurrir al Anses, al Banco Nación y a otros organismos como sí lo hace el Gobierno Nacional e incluso otras provincias que tienen un banco público que sale en su auxilio en los momentos de complejidad.

“Nosotros hemos estado pagando los sueldos y las jubilaciones y, además, hemos incorporado el incremento salarial automáticamente a los jubilados, por lo tanto esa versión (de pagar con bonos los sueldos y haberes) no aparece en nuestro horizonte. Esa posibilidad no figura en el horizonte del gobierno provincial”, añadió el funcionario del Frente Progresista.

“Necesitamos, eso sí, y como lo hemos dicho en tantas ocasiones, que Santa Fe cuente con instrumentos financieros como tienen todos (como la posibilidad de emitir Letras del Tesoro) y, en ese sentido, hace muy pocos días la Nación acaba de tomar 12.800 millones de pesos de un préstamo del Banco Nación y, también, tomó del Banco Central más de 5.000 millones de dólares para hacer frente a compromisos externos”, indicó el ministro a modo de contraponer las realidades con las que cuenta la provincia y la administración de Cristina Fernández de Kirchner.

“Los legisladores del justicialismo otorgan estos instrumentos al Gobierno Nacional, pero no actúan de igual manera ni tienen la misma consideración con el gobierno de la provincia de Santa Fe que, insisto, no está contrayendo deuda a largo plazo, pero sí necesita de esos instrumentos financieros para hacer más ágil la gestión en los meses en los que, todos saben que por una cuestión de estacionalidad, que es el primer cuatrimestre, los ingresos son menores a lo que sucede en el resto del año”, agregó Galassi.

De esa manera, el funcionario se hizo eco de los datos que publicó Diario UNO en su edición de ayer, donde se da cuenta que la Nación y gobiernos provinciales kirchneristas, como Entre Ríos y Buenos Aires (también el PRO en la Capital Federal), pudieron emitir Letras del Tesoro sin ningún problema mientras que en Santa Fe el mismo partido niega esa herramienta financiera al Estado santafesino.

Por ejemplo, el 8 de marzo de 2012 el Tesoro argentino colocó deuda por 819 millones de pesos en el Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Empresas (FFRE). El FFRE es uno de los 18 fondos fiduciarios existentes y es una de las fuentes de financiamiento más usadas a la hora de tomar deuda de organismos del Estado. Todos esos datos fueron colectados de oficinas públicas nacionales.

En Santa Fe, en cambio, las cosas se dilataron bastante más. El 20 de marzo pasado el gobierno de Antonio Bonfatti envió el proyecto donde pide autorización a la Legislatura para emitir 456 millones de pesos. El tema llegó al Senado, donde a comienzos de abril tuvo media sanción y donde el PJ incluyó 100 millones de pesos más al texto original con el objetivo de que la provincia utilice ese dinero para aportar al Fondo de Financiamiento Educativo, que por ley es un cargo que le corresponde a los municipios y comunas. Recién este jueves la iniciativa se trataría en el recinto de Diputados.

Reforma tributaria, también
Casi con los mismos argumentos el ministro de Gobierno y Reforma del Estado defendió el proyecto de reforma tributaria, que aún está en etapa de estudio en la Cámara alta. “Hay inflación y nadie puede negarlo. Podemos discutir un punto más o un punto menos, pero nadie puede negarlo, como del mismo modo nadie puede negar la recomposición permanente de los salarios que se hace año a año. Y, además, hay un incremento permanente en todos los insumos, en los hospitalarios, en el combustible para los vehículos y en todo lo que necesita la Policía”, argumentó.

“Nosotros, a pesar de eso, tenemos que el Impuesto Inmobiliario Urbano y Rural, uno de los impuestos que más recursos genera para la provincia, hace casi tres años que no se incrementa, con el agravante que tenía muchos años sin actualizarse y, por eso, todos coinciden cuando observan la valuación fiscal de un campo en Santa Fe que ese monto es irrisorio respecto al valor de mercado”, explicó.

“En ese sentido, esperamos una recomposición y, para ello, hemos planteado que el aumento del Impuesto Inmobiliario -en cuanto a sus valores mínimos- sea prácticamente insignificante, no más de 20 pesos. Y para las propiedades de mayor valor económico, el incremento será, en promedio, del 70 por ciento, aunque en el campo el impacto será mayor para las grandes extensiones. Entendemos que es una reforma razonable, porque los campos de menos de 50 hectáreas pagarán sólo un 45 por ciento de aumento”, evaluó.

“Respecto a otras cuestiones que se vienen planteando siempre, como el famoso déficit, es verdad, porque Santa Fe terminó con déficit el 2011, pero en el mismo sentido terminaron la Nación y las provincias de Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires y, también, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, gobernadas una por el kirchnerismo, otras por el Partido Justicialista y otra por el PRO, respectivamente”, dijo Galassi.

“En 2011 -continuó- todas las administraciones terminaron con déficit, fundamentalmente producto de que en ese año se recompusieron, y nosotros compartimos esa idea, los salarios de los empleados públicos de una manera importante. Santa Fe, hoy, no es una provincia endeudada; tiene una deuda absolutamente manejable en base a sus ingresos y, en consecuencia, la situación económica está claramente controlada. Por supuesto, todos los proyectos que están en marcha continuarán su camino hacia la concreción.

“Tenemos que hacer esfuerzos, y de hecho los estamos haciendo, para reducir muchos gastos que no son imprescindibles, pero tomaremos todas las medidas necesarias para reforzar las acciones que nosotros consideramos esenciales, vinculadas a la salud, a la educación y a la seguridad, sólo por citar algunos temas”, finalizó.

Fuente: Sin Mordaza

Comentarios