Santa Fe

La provincia ya tiene una localidad con la toda su población inscripta vacunada

Se trata de Arteaga, de aproximadamente 3000 habitantes, ubicada en el sur de Santa Fe. Su presidente comunal, Julián Vignati, destacó las consecuencias positivas para el sistema de salud como así también detalló que hay cerca de un 10% reticente a recibir la inoculación.


Así como los respectivos departamentos de la provincia de Santa Fe cuentan con un porcentaje de vacunación de entre el 65 y el 75% en relación a la cantidad de personas que han manifestado su voluntad de recibir la dosis contra el coronavirus, esto aumenta en algunas localidades. Entre ellas, Arteaga. Tal así que la comuna del sur provincial se convirtió en la primera en inocular con al menos una dosis a quienes se inscribieron.

“Nos da tranquilidad. Nos hace ver con esperanzas y expectativas el futuro empezar a salir de esta angustia y tristeza generalizada en que estamos viviendo y pensar nuevas etapas de esta pandemia que implique reconstrucción económica, social y cultural y no específicamente en lo sanitario”, le dijo Julián Vignati, Presidente Comunal de Arteaga, a Buen Santa Fe.

Además, señaló que el avance en la vacunación “es la consecuencia de un trabajo proyectado del sistema de salud local, de un esfuerzo y del compromiso de la sociedad. Dimos una batalla en sociedad. Una sociedad pequeña como es la de Arteaga que estuvo a la altura de las circunstancias con un corazón enorme en este tremendo desafío”.

En cuanto a números del operativo de inoculación, detalló: “tenemos 2500 de primeras dosis y cerca de 800 de segunda dosis. Estamos muy contentos porque logramos el 100% de la población objetivo y hay menos de 10% que se muestran reticentes a vacunarse. Hubo una importante campaña de concientización, es un pueblo de zona rural, por lo cual hay vecinos que viven en chacras: por cuestiones de conectividad no se pudieron inscribir. Nosotros íbamos a buscarlos para que se vacunen y la respuesta fue favorable. Es menor al 10% y eso también aumenta las esperanzas”.

Pero el buen pasar que atraviesa la localidad, Vignati también lo asignó al comportamiento sociao. “Fue una pelea que dimos como sociedad. Arteaga estuvo y está a la altura de las circunstancias como sociedad. Hubo un trabajo importante de las instituciones de nuestro pueblo: el enemigo que íbamos a enfrentar era de una envergadura importante: era una lucha importante y teníamos que darla así. Ningún bien nacido en Arteaga no puede no emocionarse por el esfuerzo del sistema de salud. Fue un trabajo programado. Nosotros tenemos dos respiradores y es increíble tener dos en una localidad tan pequeña”.

“Entendimos que el Covid era una pandemia, que no afecta individualmente si no que afecta a la localidad en su conjunto. A la hora de pelear, había que pelear en sociedad y eso es lo que hizo Arteaga”, añadió.

Con respecto a la situación epidemiológica, remarcó el cambio entre el momento que comenzó la vacunación y el previo a que lleguen dosis. “Para tomar decisiones precisas necesitábamos información de la realidad local. En esa construcción que hacíamos, veíamos la importancia de la vacuna. Hay números duros que son contundentes. En una primera ola tuvimos un pico de 64. Teníamos 15 internados en el Samco local, 5 derivados a la alta complejidad y 13 muertes. Ahora, cuando tenemos un porcentaje amplio de vacunados, tuvimos un pico de 67 casos. Solo cuatro internados en el Samco local, dos derivados y una sola víctima fatal. Son números contundentes que hacen caer por tierra cualquier crítica destructiva a la vacuna”.

Tal es así que Vignati remarcó que “los números son contundentes: hay que vacunarse porque es un acto de solidaridad. En un primer momento, cuando tratábamos de que la gente se quede adentro, estaba eso de ‘me hago cargo’. Había que entender que un acto individual pone en jaque a la sociedad en su conjunto. Vacunarse sigue siendo un acto de solidaridad. Es la única esperanza. El 100% quiere volver a la normalidad como antes. La única herramienta para pelear y salir de esto es la vacuna. Después de un trabajo intenso están llegando y en cantidades: todos tenemos la misma posibilidad de acceder. No es para un sector. Eso también llena de orgullo. Hoy están disponibles y es el granito de arena que tenemos que poner cada uno”.

En relación a las normativas que rigen en la localidad, detalló: “estamos enmarcados en el decreto provincial, no podemos ir contra un decreto. Somos parte de una región donde se está vacunando de manera intensa, pero todavía falta. Esperamos que en la brevedad podamos ir saliendo y flexibilizando. Eso también va a ir dependiendo de un comportamiento. Estos datos de que tenemos dos activos no es solo de la vacuna, también la gente entendió, fuimos conociendo y construyendo verdades. Esas verdades es lo que nos lleva a estar en esta realidad”.

“El desafío más importante es terminar de dar la pelea contra esta segunda ola. Nos dividimos en tres etapas: evitar que llegue el virus. Una vez que llegó, teníamos que tener un sistema de salud. Ahora, empezar a pensar para que no vuelvan a aparecer picos y empezar a mirar esta reconstrucción económica, social y cultural. La pandemia nos desnudó en todos los sentidos: tenemos un desafío de empezar a discutir muchas cuestiones estructurales para que no nos vuelva a pasar. Eso es una realidad. Tenemos un desafío de poner en primera instancia ciertas curitas a la desigualdad que generó esta pandemia. Ahí tiene que haber un estado presente”, cerró Vignati.

Comentarios