La región pierde un negocio de u$s 1.200 millones anuales y no hay modo de reemplazar tal dinero

Se trata del biodiesel que se exportaba a Estados Undios. El gobierno de Trump oficializó aranceles de 72 por ciento promedio ¿Cómo sigue la actividad?


¿Cuál es el futuro de la industria en la región? ¿Fábricas paralizadas o a media máquina?

El comunicado oficial desde los Estados Unidos terminó de confirmar lo que la industria y el gobierno ya sabían. Y quizás también los trabajadores y sus representantes gremiales. El gobierno de Donald Trump impuso sanciones definitivas al biodiésel argentino, y las trabas impositivas provisorias que operaban desde hace un par de meses se transformaron en aranceles oficiales con una tasa promedio de 72 por ciento.

Traducido, significa que el mercado norteamericano, que el último año había arrojado un superávit de 1.200 millones de dólares para la industria del biodiesel criollo, cuyas fábricas productoras están radicadas mayormente en esta región, se pierde.

Y para peor, no hay reemplazo inmediato. Con ello, el sector no solo sufre por la pérdida de tales ingresos, sino que vuelve a plantearse su futuro.

Está claro que se trata de un desarrollo que más tarde o más temprano acabará por imponerse en el mundo, por varias razones, sea por su limpieza ecológica o porque se trata de una energía renovable. Pero mientras tanto, desde su creación en el país, a la fecha, a pasado por muchos vaivenes. Y ahora, otro más…

Por el momento nadie habló de una abrupta caída en la producción, pues se está aprovechando para embarcar combustible rumbo a la Unión Europea, un mercado recientemente reabierto, pero que para el año entrante se prevé dificultades (otra vez) para colocar nuestro biodiesel.

Y así como el empresariado no menciona esta posibilidad, ni la de un recorte de cargas laborales, tampoco los sindicalistas abren la boca.

Volviendo a la sanción de Trump, el comunicado oficial dice: “El Departamento de Comercio determinó que la Argentina está otorgando subsidios injustos a sus productores de biodiésel”, por lo que las tasas transitorias pasaron del 71,45% al 72,28% definitivas.

Vale indicar que otra demanda que habían presentado las empresas privadas norteamericanas del sector –por dumping– aún sigue como sanción transitoria. Esa resolución se conocerá recién en enero de 2018, tras la investigación por parte del gobierno norteamericano.

 

Comentarios