La siembra de trigo es casi la peor en 110 años

La superficie destinada al cereal, de 3,6 millones de hectáreas, es la segunda más baja desde 1900. Una buena: se recuperó el precio de 40 a 50 dólares luego de la liberación de las exportaciones.


El desplazamiento del trigo por otro tipo de actividades agropecuarias ya cada vez es más evidente. Este año, la Argentina alcanzará la segunda superficie menos trabajada del último siglo. Sin embargo, hay mejores expectativas de cara al futuro. Es que mejoró el precio del trigo de 40 a 50 dólares desde que se flexibilizó el cupo exportador para este tipo de cultivos.

Según establece la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, quedarán sembradas 3,6 millones de hectáreas al finalizar la campaña. Esteban Copati, técnico del área de estimaciones de la entidad, indicó que es el número más bajo contando desde el 2000/1, sólo superado por el ciclo de 2009/10, con 3.330.000 hectáreas.

“En términos de superficie, los mayores recortes o pérdidas de área se concentran en los núcleos productivos del sudeste y sudoeste de Buenos Aires (las principales regiones del país), en donde se redujeron conjuntamente más de 320.000 hectáreas en comparación al ciclo previo. Las regiones que siguen a estos recortes se ubican al norte del país, donde el NOA, el NEA y el centro norte de Córdoba registraron conjuntamente una caída superior a las 340.000 hectáreas”, explicó Copati al diario La Nación.

La liberación de las 6 millones de toneladas de trigo para exportaciones dispuesta por el Gobierno el 19 de junio pasado, mejoró los precios del cereal y “contribuyó a que la caída en la siembra no resultase tan marcada como se suponía”, opinó al matutino Ricardo Baccarin, vicepresidente de Panagrícola.

La flexibilización del comercio exterior se habría demorado demasiado, según la opinión de Javier Buján, de Kimei Cereales. “La apertura se realizó en forma tardía. De la ruta 5 al norte prácticamente ya se estaba fuera de la ventana óptima de siembre”, señaló al diario centenario.

Comentarios