¿La solución para el biodiesel argentino?

Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles, analizó la política de la Unión Europea de imponerle aranceles al producto argentino, pero también diagramó el camino a seguir para salvar al sector


La Unión Europea bajó la persiana, desde fines de noviembre, empezarán a regir los nuevos aranceles para el ingreso de biodiesel argentino, como también sucederá con el que proviene desde Indonesia, aunque las tarifas son inferiores. Teniendo en cuenta que el 90% del combustible que sale del país tiene como destino la UE, esta política golpeó fuerte en el ánimo del sector. El presidente de CARBIO, explicó qué consecuencias traerá esto y qué caminos deben tomarse para salvar al sector de una crisis.

En mayo de este año, European Biodiesel Board, lanzó un comunicado en el que se explicaba que como política “anti dumping” (anti subvención, por supuesta competencia desleal), se le gravarían aranceles temporarios al biodiesel argentino y de Indonesia de entre 6,8 y el 10,6%. A partir de esto, un estudio de Oil World, comparó los primeros siete meses del 2013 con los del año pasado y se constató una caída del 71% en las exportaciones a Europa, como consecuencia de las políticas arancelarias, mientras que las estimaciones marcan que las plantas nacionales están trabajando en un 40% de sus capacidades.

En los últimos días, la EEB, emitió un comunicado en el que asegura, que según sus análisis, las cargas impositivas que tendrá que tener el biodiesel argentino quedarían entre el 22 y 26%. Esto, según un informe de CARBIO, haría que las exportaciones caigan en un 33%.

En medio de este contexto, Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles, habló con ON24 y explicó qué soluciones deben tomarse para que no se resienta el sector y remarcó: “Tenemos que buscar algo en el corto plazo para evitar cerrar la industria y evitar un mal mayor. Vemos dos caminos, buscar nuevos mercados afuera, que es difícil porque es un producto complicado para vender. Mientras que la otra alternativa es un paliativo parcial, para ver cómo hacemos para que Argentina consuma parte del biodiesel (actualmente el corte obligatorio de gasoil es del 8%, tendría que aumentarse). Para eso hay inconvenientes con un tema impositivo el gasoil esta exento del 41%  que gravan los combustibles fósiles y pretendemos el mismo beneficio”.

Por su parte, la gravedad de esta medida se reflejará en las consecuencias que tendrá en el sector, reflejado en pérdidas económicas y de empleo. “Este nivel de aranceles nos deja fuera del mercado europeo y pasa a ser muy contraproducente para la industria y para una actividad que tiene pocos años de vida, enormes inversiones y muchas expectativas”, concluyó Zubizarreta.

Comentarios