La vida en los pueblos del Cordón: se mudó por su tranquilidad y ahora se va por la inseguridad

Una vecina de Andino asegura que después de denunciar el movimiento sospechoso de un grupo de jóvenes le robaron en su casa. “Somos los desprotegidos rosarinos come gatos”, dice Verónica, que agrega: “Si matas a uno vas con veinte cadenas, es una vergüenza”.


Mucho se ha hablado –incluso en SL24- de la tranquilidad ya perdida en los pueblos que rodean a nuestra región. Muchos eligieron mudarse a Ricardone, Andino, Serodino, Timbúes y tantos otros poblados buscando aquella vida que en la ciudad ya no podía tenerse. El boom quizás fue en los 90 y ahora, sólo 25 años después, esta realidad empieza a revertirse.

Esta vez la inseguridad atacó a una vecina de Andino. Verónica Crota, que vive en “el nuevo pueblo”, en la zona cercana al cementerio, denunció el sábado pasado “al famoso grupito que todo el mundo conoce y que nadie denuncia”, dijo ella misma a través de la red social Facebook.

“Se estaban metiendo en una casa atrás del rancho donde vivo, vino la ley como acostumbran siempre que llamo, en ese sentido se cumplió. Pero el domingo me robaron a mí. Máquina de agujerear, amoladora, cepillo, lijadora y muchas herramientas más”, contó.

“Que se hace, matarlos”, se preguntó luego la mujer. “Esto va a llegar a mayores y yo no me voy a quedar así con un ya fue, voy a escarchar a todos”, siguió.

Y luego Vero fundamenta su indignación diciendo que los más desprotegidos son “los no nativos” del pueblo: “Somos los de los loteos, los no nativos, los desprotegidos rosarinos come gatos o chetos de Granadero Baigorria, los que no tienen DNI con domicilio acá, los que no ponen un voto”.

“Yo me voy de este pueblo, pero esto no va a quedar así… Así no se puede seguir viviendo, es cierto que todo llega pero sabiendo quienes son no hacen nada ??? Estamos todos locos ? De que carajos se los protege? Qué clase de privilegios tienen? Por qué?  De seguro matas a uno y vas con veinte cadenas. Es una vergüenza lo que pasa en este bello pueblo, es una lástima que nadie haga un carajo”, cerró la mujer, textual.

Comentarios