Coronavirus

Laboratorio de la región produce un enjuague bucal que combate al Covid

Su cobertura dura hasta cinco horas y evita que quienes cursan la enfermedad contagien a otros, aseguran los responsables de la firma que lo fabrican en su planta bioquímica


Un laboratorio de Carcarañá, especializado en la industria farmacéutica, logró un producto innovador y de singular relevancia para hacerle frente al Covid-19, según aseguran sus responsables. Se trata de un enjuague bucal que puede anular hasta cinco horas el virus en pacientes positivos, impidiendo el contagio hacia otras personas e incluso previene la enfermedad en personas sanas.

El desarrollo lo hizo Brix S.R.L., una empresa de accionistas locales que se encuentra en el área industrial de Carcarañá, sobre la ex ruta 9 y S26. Se venden en Argentina y varios otros países de Latinoamérica bajo el nombre Xyntrus. E incluso anuncian que en breve estará disponible en Europa.

Este bioenjuague bucal permite romper la doble membrana lipídica del virus causante del Covid-19 con una eficacia mayor del 99,99%, inactivándolo para que pierda su capacidad de replicarse, infectar células y transmitirse.

En Argentina se fabrica en dos plantas, la de Carcarañá y otra ubicada en Buenos Aires. También lo elabora la empresa Zeyco en México y el laboratorio Boniquet de Barcelona, España. Para lograr su patente, fue estudiado por científicos y participaron universidades europeas y americanas y publicado en la revista científica Healthcare.

Mauricio Dobboletta, uno de los titulares del laboratorio, explicó como surgió este descubrimiento científico: “Nuestros productos son de odontología y se venden en 47 países. En mayo de 2020, un reconocido odontólogo colombiano, Enrique Jadad Bechara, nos pidió un producto que diera seguridad para meterse en la boca de los pacientes durante la pandemia”.

“Pusimos toda la maquinaria a trabajar. Empezamos a pensar qué tenían en común el Covid, los herpes, HPV, HIV y bacterias y nos dimos cuenta que es la membrana. Fue así que se nos ocurrió usar el D-limoneno bioencapsulado o terpeno de naranja, un aceite esencial que está en la cascara de la naranja”.

“Este componente desengrasa y rompe la membrana de los virus, herpes y bacterias. Fue una solución natural y simple a un problema grave que había. Entonces lo pusimos en un colutorio (enjuague). Los estudios los hizo un virólogo en la Universidad de Barranquillas (Colombia) y se mandaron a ensayar a las universidades de Europa. Luego lo registramos en en Anmat (Argentina), en la Ema europea, en Colombia y México.

“Es un producto espectacular para el Covid-19 pero se va a seguir utilizándose en odontología y en otorrinolaringología por su poderoso descenso de la carga viral que ayuda a minimizar y reducir los contagios de otras enfermedades virales o bacterianas. Antes de esto, no había nada que le diera tranquilidad al profesional para que pueda trabajar en una boca bajando carga viral o bacteriana a casi cero”, precisó Dobboletta que es ingeniero químico.

Por Delcia Karamoschon (La Capital)

Comentarios