De Rubeo a Insaurralde

Las redes sociales la Kryptonita de los políticos corruptos y «sugar daddy»

De Insaurralde a Rubeo los políticos nacionales, provinciales y locales son rehenes de la lógica moderna de las redes "si no lo publico no existe"


Las redes sociales son tal vez uno de los fenómenos más importantes desde la creación de la imprenta. Nos permite a todos compartir nuestra «felicidad», angustia en definitiva nuestra vida como también contenidos valiosos que van desde investigaciones medicas a descubrimientos tecnológicos de escala.

En particular la red social Instagram también conocida como «la red de la felicidad» concepto que surge porque la mayoría de los usuarios utiliza sus historias o porteos para mostrarse lindo/a, en viajes, lujos y  feliz. Esta presión de la felicidad permanente hace que se conecte con la otra máxima moderna del uso de está red «si no lo público, no existió» en relación a que la mayor cantidad de like lo logran con imágenes que salen de la rutina habitual de cualquier persona. Por otro lado las redes son la vidriera para grandes negocios muchos de ellos relacionados con la venta de contenidos eróticos.

Este nuevo paradigma está generando grandes trastornos a los dirigentes corruptos de Argentina, en las últimas horas se conocieron las fotos que subió a su cuenta de Instagram la pareja de Martín Insaurralde con ostentaciones propio de dirigentes de países con regímenes antidemocraticos o con regímenes de monarquías. Esta viralización le valió al intendente de Lomas de Zamora, candidato a concejal y Jefe de Gabinete en la gestión de Axel Kicilof en la provincia de Buenos Aires la renuncia a la candidatura y al cargo en la provincia como así varias causas penales por enriquecimiento ilícito. En la provincia de Santa Fe le diputado Luis Rubeo vivió una situación similar cuando su pareja publico fotos en su cuenta de Instagram desde un hotel de lujo en Maldivas, Rubeo la sacó más barata que Insaurralde producto de la degradación institucional en la que se hundió la invencible provincia de Santa Fe.

Pedir que no sean corruptos es lo que todos pretendemos, pero como sabemos que en un país colonizado por corporaciones mafiosas es un utopía le pedimos a los «sugar daddy» que vayan al gimnasio así nos privamos de ver esas panzas en nuestro teléfonos celulares.

Comentarios