Orden de restricción

Le pegaron sólo porque retó a su hijo en la escuela

La madre de un alumno de 2º grado, indignada, le pegó una trompada en la cara. Al otro día, la policía debió custodiar el colegio, por orden de la Justicia


Una docente de la escuela nº 77 Pedro Goyena, de Rosario, fue golpeada por una madre de un alumno de 2º segundo grado a quien los docentes le llamaron la atención porque no cumplía con los parámetros educativos y disciplinarios.

Dos días después, los padres del chico se presentaron en el establecimiento, visiblemente indignados por dicho reto, de acuerdo al relato expuesto por el menor, y en consecuencia exigían hablar con esas docentes y con la dirección para que se les ofreciera una explicación y un pedido de disculpas.

La violenta situación ocurrió el pasado viernes.

“En un momento, la madre ingresa y golpea a una docente, que ni siquiera es la que más había participado del llamado de atención al alumno”, relató Juan Pablo Casiello, dirigente de Amsafe Rosario.

En consecuencia, la agredida resultó con lesiones en la cara, el brazo y la cabeza. “Intervinieron otros compañeros para separarla, porque la madre seguía golpeándola; fue una situación muy violenta y dolorosa tanto para la docente como para la escuela”, añadió el sindicalista.

Tras la correspondiente denuncia, la Justicia emanó una orden de “restricción” hacia los padres y a favor de la docente, por lo que no podrán acercarse a ello; ergo, tampoco al colegio.

Y para peor, desde el lunes hay custodia policial en dicho establecimiento educativo, también ordenado por el juez actuante, a modo de brindar “protección” a los maestros.

De más está decir que esta serie de equívocos trae como consecuencia una subversión de valores y de un orden establecido que redunda en una desintegración social con la desautorización a los docentes, la equívoca imagen de autoridad de los padres para con su hijo, y con la disposición de las fuerzas del orden custodiando la nada, en vez de prevenir el delito callejero, además de exponer al colegia a una pésima ilustración.

La escuela de los hechos está ubicada en calle Tucumán 3345.

 

Comentarios