Liberaron al constructor que baleó a un ladrón en Caballito porque actuó en “legítima defensa”

Pedro González, un empresario santafesino dedicado a la construcción, se transformó el sábado en el protagonista de una triste historia

Pedro González, un empresario santafesino dedicado a la construcción, se transformó el sábado en el protagonista de una triste historia. Eran las 7:29 cuando un delincuente quiso abrir su Ranger blanca para robarle. El desenlace quedó registrado por las cámaras de seguridad: la víctima del asalto, de 62 años, abrió fuego desde el interior del vehículo e hirió al atacante.

González, de 62 años, estuvo demorado durante algunas horas por lesiones y disparos de arma de fuego hasta que finalmente la jueza Fabiana Palmaghini -la misma que actuó en el caso Nisman- decidió excarcelarlo porque consideró que actuó en legítima defensa.

En el derecho penal, la legítima defensa es un instituto que justifica la realización de una conducta que está sancionada por las leyes eximiendo de responsabilidad al autor de la misma si se cumplen una serie de requisitos. En otras oportunidades puede reducir la pena aplicable (ver más sobre legítima defensa).

Fuente: @igonzalezprieto

Fuente: @igonzalezprieto

Fuente: @igonzalezprieto

Fuente: @igonzalezprieto

El ladrón fue identificado como Ricardo Palazzo. Recibió tres impactos. Está internado en el Hospital Durand. Si bien su pronóstico es reservado, los médicos que lo atienden informaron a Infobae que evoluciona favorablemente.

Los efectivos de la comisaría 11° de la Policía Federal de la Ciudad incautaron la pistola 9 milímetros, marca Bersa Thunder, que utilizaba para robar. Pero además se encontraron con una sorpresa: dentro de la mochila que portaba había una granada.

Fuente: @igonzalezprieto

Fuente: @igonzalezprieto

Los investigadores analizan ahora si se trata de un robo al voleo o Palazzo tenía más información de la que se cree. Es que el empresario tenía $200 mil encima para pagarle a los empleados de la obra que estaban trabajando sobre la calle Río de Janeiro en donde se desató la balacera.

Este 2016 hubo varios casos similares. Quizás el más trascendente fue el del médico cirujano Lino Villar Cataldo, quien mató a un ladrón en la puerta de su casa de San Martín. Esa misma semana un joven de 18 años apuñaló a un delincuente que quiso entrar a su vivienda de La Matanza. Y a principios de septiembre, el carninero Daniel Oyarzún persiguió, atropelló y mató a un motochorro. Sobre este último caso el presidente Mauricio Macri se expresó en público y pidió la liberación del comerciante víctima del delito.

Comentarios