Limitan a 25 por ciento los aumentos salariales. ¿Qué harán los sindicatos de la región?

Es el promedio que “sugiere” el Ministerio de Trabajo, lejos del 35% o más que impulsan muchos gremios. En la zona, aceiteros, cegetistas y petroleros, entre otros, deciden iniciar o no medidas de fuerzas.


Empleados de comercio, metalúrgicos y bancarios aseguran haberse topado con un muro de contención levantado por las autoridades nacionales a la hora de reclamar aumentos en el orden del 30 al 35%.

Estos tres gremios son los que, desde hace un tiempo, iniciaron las conversaciones con las patronales, pero desde unos diez días, lo que se había avanzado, retrocedió. Hoy, el Ministerio de Trabajo de la Nación no aceptaría más allá de aumentos del 25% promedio.

Esta cifra parece difícil de digerir por parte de los sindicalistas, en especial, aquellos vinculados al kirchnerismo. Para los opositores, será un elemento más de descontento y argumentación para el inicio de probable medidas de fuerzas.

¿Por qué esta limitación en las discusiones paritarias cuando, hasta el año pasado, se alentó a que gremios y patronales firmaran sus acuerdos sin intervención ministerial alguna?

Decididamente porque 2015 es un año electoral, y por ende, la necesidad de poner un techo a la espiral inflacionaria es urgente. Y para eso, necesita la colaboración de sus sindicatos aliados, para el caso, del titular de la CGT oficialista que comanda Ricardo Caló, entre otros.

Claro que el trago a digerir es difícil, pues cómo explicarle a las bases los beneficios de un acuerdo de tal características, más aún cuando, en el inconsciente colectivo de los obreros resuena un porcentaje de incremento mayor.

La “solución” sería acordar aumentos para una primera mitad de año, y después, ver. Hasta ahora, los únicos que pudieron cerrar un incremento anual fueron los docentes, pero con un módulo cercano a las intenciones del gobierno.Otros,  como los tabacaleros, si bien convinieron también un aumento anual, temen que Trabajo no lo homologue, porque el monto es superior a la expectativa oficial.

En el Cordón Industrial, la mayoría de los gremios piden aumentos entre el entre 35 a 40%. De todos ellos, hay dos que están en plenas negociaciones y, coincidentemente, se encuentran con el muro de este 25%.

Se trata de la CGT San Lorenzo y el Sindicato de Aceiteros, que  ya expusieron sus expectativas: 42% para el COPA 2015 y 38,5% para incluir en el convenio laboral, respectivamente. Por su parte, la patronal representada por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), se montó en el 25 a 26%.

El confederal histórico regional tiene casi determinado una medida de fuerza que se desplegaría en las terminales portuarias, algo que podría resolverse esta noche en un plenario de delegados (ver aparte). No son oficialistas, están alineados en la CGT de Hugo Moyano y a uno de sus integrantes, el portuario Herme Juárez, le vendrá “de perillas” para forzar alguna negociación para aumentar las tarifas por los servicios que provee la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto San Martín -entidad que también preside- a las terminales agroexportadoras, y que el año pasado no obtuvieron incremento alguno. Por todo ello, una huelga es un paso posible.

Por su parte, el Sindicato Aceitero la tendrá más difícil ya que su comisión directiva “banca” la administración de Carlos Tomada en el Ministerio de Trabajo. Es más, el funcionario nacional estuvo hace pocos días atrás en Capitán Bermúdez participando de una asamblea organizada por la Intersindical del Cordón Industrial, una organización símil a la CGT 17 de Octubre que preside el secretario general de los aceiteros, Pablo Reguera.

¿Cómo hacer para decirle que no y mantenerse en un porcentaje de aumento no tan lejano a lo que reclama la CGT San Lorenzo?

Un dilema de complicada resolución. Tal lo expresado, los aceiteros deberán resolver como mantenerse alistado dentro del kirchnerismo, pero logando un aumento salarial por encima del tope que por ahora parece imponerse.Es que los operarios de las industrias aceiteras ya sacaron cuento anticipadamente y especulan con un aumento de esos volúmenes;  además el gremio ya lo hizo público: 38,8%.

Al igual que la CGT San Lorenzo, ayer tuvieron reuniones en la sede ministerial y por el momento se resolvió tirar las paritarias para adelante y abonársele un extra de 2000 pesos a cada trabajador a cuenta de futuros aumentos (ver aparte).

En el medio, ya hay algunos otros  gremios de la zona demuestran que un acuerdo con las patronales, por encima de dicho tope, es posible, pero que para lograrlo sí o sí debe desdoblarse. Es el caso del sindicato de los peajistas (Sutracovi), que ya firmó por un aumento para la primera mitad del año y la promesa de seguir discutiendo a partir de agosto, y el de los petroquímicos (Soepu) que está en plena negociación y que es muy probable suscriba un convenio similar (ver aparte).

 

Comentarios