Alocada travesía

Lo condenaron a tratarse de sus adicciones y ahora se robó un tractor

Policías de Aldao pidieron ayuda al Comando Radioeléctrico de Puerto para detener a Santiago G., quien nueve meses atrás fue sentenciado por robo a mano armada. Ocasionó daños y casi atropella a un niño


En diciembre del año pasado, Santiago G. fue condenado por un hecho de robo a mano armada en Aldao. No fue a la cárcel pero sí debía cumplir ciertas normas de conducta, entre otras someterse a tratamiento médico por su adicción a las drogas. Este domingo, el ex piloto del Turismo Santafesino 1800 fue detenido por robarse un tractor, por ocasionar daños y por resistirse a la autoridad policial cuando le pedían que detuviese la marcha.

Nueve meses atrás, condenaron a Santiago G. como coautor de robo calificado en un comercio de Aldao, de dónde se llevó 25 mil pesos y dos botellas de fernet.

Cerca de este mediodía, Santiago se llevó un tractor marca New Holland color azul modelo TM135E. Personal policial de la Comisaría de Aldao tuvo que pedir refuerzos al Comando Radioeléctrico para detenerlo. En el camino aseguran que casi atropella a un niño y que ocasionó daños durante su alocado trayecto hacia la localidad de Puerto San Martín.

Santiago resultó detenido finalmente en la zona de Saavedra e Islas Malvinas, en barrio San Sebastián de Puerto San Martín.
No es la primera vez que Santiago se mete en problemas. La vez anterior, el fiscal Leandro Lucente le atribuyó el hecho ocurrido el 17 de octubre de 2019 a las 20.30 horas en bulevar Lagomarsino al 200 de Aldao, cuando se trasladaba a bordo de una motocicleta Honda Tornado XR 250 junto con otro hombre.

Al llegar al local comercial ubicado en dicha zona, el acompañante descendió, ingresó al comercio, extrajo un arma de fuego y bajo amenazas a las víctimas les exigió sus celulares. Al ver que no tenían teléfonos móviles, exigió dinero y sustrajo la suma de 25 mil pesos en efectivo y dos botellas de fernet del almacén, para luego subir al ciclomotor conducido por Santiago y darse a la fuga.

Comentarios