Herme "Vino Caliente" Juárez

Lo metieron en la misma bolsa que “Caballo” Suárez, Balcedo y “Pata Medina”

El líder de los portuarios fue retratado, al igual que los citados, como sindicalistas "corruptos" y con dinero "mal habido", según publicó Clarín. Entre los cinco pesa un embargo por 1.300.000.000 pesos


Clarín escribió una crónica detallada sobre la desgracia en la que cayeron algunos sindicalistas, acusados de “corruptos, extorsionadores y con dinero mal habido”, y entre ellos sitan a personajes de la talla de Omar “Caballo” Suárez, ex líder del SOMU; Marcelo Blacedo, ex secretario general de un gremio de segundo orden (Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación), con una flota de autos de alta gama, una mansión y campos en Punta del Este; Juan Pablo “Pata Medina”, hombre fuerte de la Uocra de la Plata; y Mauricio Saillén, ex referente de los recolectores de basura, de Córdoba.

Todos ellos tienen puntos en común y es la fortuna que ostentan (u ostentaron), generada de manera ilegal y a costa de sus afiliados. Al menos, eso es lo que la justicia investiga.

A este círculo tan particular, el medio porteño incluyó a un quinto componente: Herme “Vino Caliente” Juárez, el referente indiscutido de los portuarios de la región y presidente de la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto San Martín; ergo, lo puso a la misma altura que un Medina o un Suárez.

“Los gremialistas millonarios”, los identificó.

Para Clarín, “en todos los casos se observó un modus operandi parecido con el manejo de los fondos del sindicato, de la obra social, de la mutual y de los negocios que los rodean que permitió que los detenidos tuvieran autos de alta gama, mansiones, dólares en efectivo, armas y joyas directa o indirectamente, que corresponden con el nivel de vida de un millonario. En algunos casos, también se extorsionaba a empresarios del sector”.

“Sus detenciones ordenadas por las Justicia fue un hecho sin precedentes en la historia moderna argentina. En total se le detectaron bienes o se los embargó por más de 1.300 millones de pesos y tres de ellos esperan el juicio oral con prisión domiciliaria”, precisó.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich, cuando fue ministra de Trabajo del ex presidente Fernando De la Rúa (1999) “había impulsado, sin éxito, incluir a los sindicalistas en la obligación de entregar declaraciones juradas de bienes anuales y públicas a la Oficina Anticorrupción, como una forma de intentar controlar estos manejos de plata negra, además, de monitoreo sobre las obras sociales, compras y mecanismos de control y libertad sindical”, recordó el medio.

“La detención de estos sindicalistas con fortunas mal habidas tiene que ver con una decisión política de nuestro Presidente, de ir contra las mafias sindicales”, explicó Bullrich a Clarín aunque, aclaró, “todavía quedan muchos peces gordos sueltos que gozan de impunidad”, en alusión a Hugo Moyano.

Comentarios