Complejo Sojero

Los aceiteros insisten con la quita del Impuesto a las Ganancias en sus salarios

El sindicato volvió a reunirse con empresarios, que se comprometieron a realizar gestiones ante el gobierno. Surgió en la última reunión en el Ministerio de Trabajo, un sitio no apto para tal discusión


Anteayer se realizó una nueva reunión entre el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo y representantes de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) a instancias del Ministerio de Trabajo de la Nación, en carácter de un encuentro celebrado dentro de la conciliación obligatoria que rige desde que semanas atrás el gremio dispuso un paro de actividades para reclamar la quita en sus salarios del Impuesto a las Ganancias.

Aunque ese ámbito no sea el adecuado, pues la cartera laboral no puede intervenir sobre la aplicación de un tributo respaldado en una ley, igual las partes avanzaron con respecto a gestionar ante otras autoridades nacionales con dicho planteo.

Desde el gremio, informaron que hay tratativas para que ese pedido se imponga como tema en la agenda nacional. «Sabemos que es difícil, pero estamos en el camino», señaló Pablo Reguera, secretario general de la organización obrera.

El dirigente tiene claro que para eso «hay que reformar una ley, y para eso estamos trabajando y vamos a aportar todo lo que nos pidan», agregó.

Tal cual, la imposición del Impuesto a las Ganancias rige a través de una ley. Este año, el Congreso la modificó en lo que respecta a los mínimos no imponibles en los haberes, y para eso confeccionó una serie de estadísticas que difiere según el valor del salario, la cantidad de hijos a su cargo y otros items.

A pesar de ello, y dado el índice inflacionario alocado de este país, con los últimos incrementos salariales ese tope quedó desfasado. Eso, más algunos adicionales que estos trabajadores cumplen, tales como turnos y/u horas extras, potencia el crecimiento de las cifras plasmadas en los haberes, y con ello, la imposición de las quitas por el tributo aludido.

En algunos casos, tal lo exclamaron los trabajadores, superan los 50.000 pesos mensuales.

Aunque el gremio tiene claro cómo plantear la discusión, y para ello ya había iniciado algunas conversaciones con el empresariado a fin de poder realizar alguna presentación de tal petición, en conjunto, ante las autoridades nacionales: No parece haberse interpretado por igual por algunos delegados que fueron los que impulsaron un paro de actividades, que repercutió en la intervención del Ministerio de Trabajo y en el enfriamiento en las negociaciones que venían sosteniéndose con los industriales del sector.

Como fuese, la decisión para que los aceiteros queden satisfechos es puramente política. Y ello puede resolverse mediante un tratamiento parlamentario que modifique esa ley o bien a través de algún decreto que el presidente pueda plasmar a beneficio de los trabajadores de uno de los sectores productivos claves para el gobierno y la alicaída economía del país. No depende del sindicato, ni de los empresarios. Depende de los gobernantes.

La próxima reunión que estableció la cartera laboral está prevista para el 3 de diciembre.

Comentarios