Dato estremecedor

Los ataques sicarios y un denominador común: balas de la policía

Casquillo de una de las balas encontradas en el escena del crimen
Las investigaciones indicaron que ya son tres los episodios que tienen como similitud el uso de proyectiles pertenecientes a las fuerzas de seguridad provincial. Tanto en el ataque a un colectivo como en el asesinato de los dos taxistas.

El joven Matías Castañeda de 22 años, indicado como el supuesto autor de balear a fines de enero de este año un colectivo de la línea 130, fue imputado este viernes por el fiscal Pablo Socca, a raíz del hecho mencionado, y el juez de la causa, Pablo Pinto, dispuso la prisión preventiva efectiva por el período de 4 meses.

Pero más allá del proceso legal, el dato a tener en cuenta es que al momento de ser detenido, junto a otra persona, la policía le secuestró, al menos, seis cartuchos calibre 9 milímetros con las letras PSF. No caben dudas de que se trata de proyectiles que pertenecen a la Policía de la Provincia de Santa Fe.

Y este caso se encadena con los asesinatos de los taxistas ocurridos en los últimos días, Héctor Figueroa y Diego Celentano, en los cuales también se utilizaron balas que habitualmente emplean las fuerzas del orden provincial. Además que ambos ataques sicarios fueron realizados con la misma arma. Cabe recordar que estas dos causas están a cargo del fiscal Patricio Saldutti.