Los barras de Boca detenidos en la Jefatura sanlorencina podrían quedar en libertad.

El juez Filocco resuelve por estas horas el pedido de la defensa. Alegan que los resultados de los controles de dermotest (mide el grado de pólvora en piel) son contradictorios


Esta mañana el juez Eduardo Filocco, titular del Juzgado de Instrucción Penal de San Lorenzo tomó declaración a los tres imputados por los enfrentamientos a mano armada que el pasado sábado protagonizaron barras bravas de Boca Juniors sobre la autopista Rosario-Santa Fe, en su cruce con la ruta A012.

Se trata de Alejandro Utrueli (35 años), Facundo Cáceres Aranda (de 23) y Elías Meza (21), tres de quienes viajaban a bordo de un Peugeot 206, que responden a la facción de los hermanos Rafael y Julio Di Zeo, y cuyo coche terminó dado vuelta por miembros de la otra facción xeneize, la comandada por Mauro Martín.

La indagatoria judicial rondó en determinar el grado de culpabilidad que tienen los citados para continuar con la instrucción de la causa y poder finalmente tipificarla. Una de las pruebas claves para ello fueron los resultados de los controles de dermotest, utilizado para determinar el uso de un arma de fuego por los desechos residuales de pólvora que quedan en las manos.

Sin embargo, esta prueba que se especulaba pudiera ser fundamental para trasladar el grado de culpabilidad sobre los detenidos, podría quedar sin peso. A falta de uno, el personal policial realizó dos test, uno a cargo de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo y de la Unidad regional II de Rosario.

“Los resultados son contradictorios, ya que mientras uno arroja un resultado positivo, el otro da negativo, así que no creemos sobre la existencia de pruebas que confinen a nuestros clientes a seguir detenidos.  Aguardamos que el juez resuelva y les restablezca su libertad, que es lo que pedimos”, señalaron los abogados defensores de los barrabravas presos. Al momento, tal notificación aún no habría sido resuelta.

El pasado sábado, los dos sectores de la barra boquense se enfrentaron en San Lorenzo previo al partido que el club de la rivera debía disputar en la capital provincial con Unión de Santa Fe. El contingente comandado por las huestes de Di Zeo esperó el paso de los alineados con Mauro Martín para enfrentarlos “a matar o morir”, de acuerdo a lo trascendido durante estas últimas horas sobre la base de las investigaciones telefónicas impuestas en los aparatos celulares de uno y otro.

De ese enfrentamiento a mano armada, además de piedras, cuchillos y palos, resultaron heridos Cristian Debaux, alias Fido, de la banda de Mauro, quien sufrió un tiro en la garganta y ya fue dado de alta; Juan Carlos González, herido de bala calibre 9mm en la pierna, con el peroné y la tibia dañados, recibió el alta médica; Mauro Martín, balazo en el abdomen, fue operado y trasladado a Capital Federal; Darío Cantero, quien recibió un disparo que le produjo una perforación en el colon y quedó internado en el centro de salud Clemente Álvarez, de Rosario; y Brian Arroyo, de solo 19 años, resultando herido con un tiro en el tórax.

Comentarios