Complejo sojero

“Los gremios creen que las cerealeras se la llevan toda, pero hace dos años que hay márgenes negativos”

Los empresarios aceiteros contestan por lo bajo a la demanda sindical y, en especial, al paro dispuesto a partir de hoy. La capacidad ociosa industrial, en los últimos dos o tres años, es de 50 por ciento


El paro convocado por el sindicato aceitero, a partir de hoy y por tiempo indeterminado, llevó a los empresarios del rubro a dar algunas explicaciones. Aunque no lo hacen de modo oficial, señalan cuál es la situación por la que atraviesa el sector, tanto en la actualidad como desde hace dos o tres años atrás.

“Muchos creen, entre ellos los sindicatos, que las agroexportadoras se la llevan toda (en relación al dinero generado por la actividad) y que no se les da nada a ellos”, confió uno de los referentes de esta industria.

Según la explicación, este 2020 están trabajando con una capacidad ociosa de 50 por ciento, cuadro que viene repitiéndose en los últimos dos o tres años. Además, la falta de beneficios impositivos por la transformación del grano en harinas, aceites u otros derivados, esto es con un valor agregado, en comparación con la exportación del grano en crudo, “tiran para abajo esta industria”, reconoció la misma persona.

“La reciente baja de las retenciones recientemente anunciadas por el gobierno nacional no resuelve las pérdidas sufridas durante estos años, amén que ese escalonamiento arancelario ha servido para mejorar el precio al productor y, en todo caso, asegurar la provisión y adquisición de materia prima, pero no para incrementar las ganancias de las cerealeras”, aseguró otro referente.

A ellos suman, como año “muy difícil”, los efectos de la pandemia de Covid-19, la bajante histórica del río Paraná, que provoca que los barcos zarpen con menos carga, y la citada competencia desleal entre la exportación de productos crudos y aquellos con valor agregado, que derivó en ese 50 por ciento de capacidad ociosa.

Específicamente con el paro anunciado por la federación sindical, los empresarios reconocieron que a principios de año se acordó que si para octubre la inflación no superaba el 25 por ciento, según datos del Indec, todo seguiría en los actuales valores salariales y se revisaría recién en diciembre.

Comentarios