transformación digital

Los jóvenes tienen la oportunidad de acompañar a comercios e industrias en el cambio

Por Cecilia Ribecco, Ánfora Comunicación


La programación es hoy el lenguaje universal del mundo en relación al futuro del trabajo. Las personas que se adapten a las nuevas tecnologías y los jóvenes que  sepan programar podrán comunicarse a través de ese lenguaje con otras personas en diferentes países, ser innovadores y colaborar con los comercios, los puertos y las industrias en el camino de la transformación digital. Aprendiendo los lenguajes y códigos del software no sólo potencian la posibilidad de insertarse laboralmente, sino que su desarrollo profesional tiene un gran futuro ya que esta industria en Argentina y en el mundo tiene un largo camino por recorrer.   

 

Según un estudio realizado en 2019 por la Cámara de la Industria Argentina del Software, año tras año más de 5.000 puestos quedan vacantes en el sector por la ausencia de personal calificado. La mayoría de las personas si bien son usuarias de la tecnología y tienen contacto permanente con ella tanto en la vida cotidiana como en la laboral, todavía ve a la programación como una actividad altamente técnica o incluso nerd que solo es atractiva para una minoría, tal vez más inteligente o más capacitada para el área técnica. Hay mucho preconcepto para derribar al respecto, en realidad, la programación se está convirtiendo en un nuevo tipo de alfabetización y promoverla entre los jóvenes implica que como sociedad podamos abrir más puertas de oportunidad en relación a su inserción laboral futura.  

 

A esta situación se le suma la imposibilidad de muchos comercios e industrias de poder acceder a los beneficios de la tecnología por desconocimiento del amplio menú de opciones que brinda y que podría ser un aliado estratégico para intentar enfrentar los efectos del aislamiento social, preventivo y obligatorio que nos impone el coronavirus. Entender que la tecnología es un aliado y no un enemigo, incorporando conocimiento a través de capacitaciones nos daría la oportunidad de reinventarnos.

 

Capacitación como oportunidad para innovar

Uno de los mayores beneficios de promover la educación en relación a la programación y la tecnología es que los jóvenes adquieran herramientas para resolver problemas del mundo actual y futuro. El resultado es un cambio de paradigma al pensar en cómo funciona el mundo. En relación a esta gran posibilidad, desde la consultora Ánfora Comunicación, junto a SL24, Tecso y el Polo Tecnológico de Rosario desarrollamos programas de capacitación que fomentan la alfabetización digital y el aprendizaje de programación con foco en los jóvenes teniendo en cuenta las demandas del mercado y la relación con los actores estratégicos de la región. La propuesta nace de la necesidad de formar jóvenes profesionales en habilidades digitales y colaborar con comerciantes e industriales en su transformación digital a través de la enseñanza de diferentes lenguajes de programación para que los mismos puedan obtener las herramientas necesarias para insertarse laboralmente o desarrollar proyectos independientes.

 

La generación actual y los más jóvenes deberán estar alfabetizados en relación a la tecnología para ser competitivos en el futuro mercado laboral. La mayoría de los trabajos requieren el conocimiento de habilidades básicas de TI. Estamos convencidos de que el futuro del trabajo es en relación al desarrollo de software y a las soluciones digitales. Entender y aprender a programar, brindaría a los jóvenes y a quienes tienen comercios o industrias, una oportunidad para poder encontrar soluciones innovadoras a esta nueva forma de trabajar que llegó para quedarse.

 

El interior del país hoy se transforma en un enclave estratégico para el desarrollo de la economía del conocimiento por el entramado cultural, las universidades y las industrias, es por eso que entendemos que hay que estar preparados para los cambios pero principalmente para todas las oportunidades que surgen a partir de la tecnología como aliada en un mundo donde las fronteras empiezan a dejar de existir y capacitarse es el camino para poder ser parte del crecimiento de la región.

Comentarios