Huelga por 48 horas

Los municipales van al paro, salvo en algunas localidades del Cordón Industrial

La medida de fuerza será miércoles y jueves en demanda a un aumento salarial. San Lorenzo, Puerto San Martín y Timbúes, las excepciones, pues ya se dieron incrementos a cuenta de futuros acuerdos


La Federación de Trabajadores Municipales (Festram) de Santa Fe confirmó para este miércoles y jueves un paro por 48 horas en demanda a un aumento salarial que, hasta el momento, no se acordó.

Las reuniones hasta ahora mantenida con el grupo de intendentes y presidentes comunales paritarios no arrojó resultado positivo alguna por las diferencias entre lo ofertado, alrededor de un 20 por ciento, y lo reclamado, un mínimo de 35 por ciento.

De nada valió la propuesta de una revisión parea mediados de año. menos aún, cuando la Provincia ofertó 35 por ciento de incremento.

Lo cierto es que desde mañana los municipales se plegarán otra vez a un paro general de actividades, sin asistencia en sus lugares de trabajo.

Las excepciones pasarán por San Lorenzo, Puerto San Martín y Timbúes, donde sus autoridades confirmaron aumentos a cuenta de un futuro acuerdo. Por tal razón, esos sindicatos no acatarán la huelga pues ya tienen resuelto el reclamo que lleva a tal protesta.

Entre el pedido de reivindicación salarial y la realidad económica de la mayoría de los municipios y comunas, hay diferencias casi astronómicas. Un par de ejemplos es lo que ocurre en Fray Luis Beltrán o Capitán Bermúdez, para continuar situados en la región.

Amas administraciones tienen múltiples dificultades para llegar a fin de mes porque el incremento tributario no acompaña el ritmo inflacionario, porque el volumen de recaudación es muy bajo en relación a la cantidad de tributantes y porque no disponen de f”grandes contribuyentes” que podrían generar alguna diferencia en sus alicaídas cajas; ergo, hacer frente a un aumento de 35 por ciento, desde ahora les resultaría casi imposible. Y continuar con una refinanciación bancaria de manera ilimitada en el tiempo para cumplir con el pago de sus masas salariales, tampoco tiene mayor sustento.

Así y todo, los sindicatos de plantan casi caprichosamente en una reivindicación salarial, sin miramientos algunos. Ni siquiera si la administración para cual sus afiliados trabajan tienen una recaudación para hacer frente a ese planteo, y muchos menos aún, para discutir algún tipo de reestructuración sobre cómo están compuestos esos organigramas de trabajo que, en la mayoría de los casos, son necesarios para adecuarlos para hacer posible una reforma cabal del estado, con atención al público con personal capacitado y de manera virtual, con empleados profesionalizados en el área de servicios y hasta con una ampliación en el horario de prestación laboral que sigue limitada a seis horas diarias, de lunes a viernes.

Independientemente de todo esto, miércoles y jueves habrá huelga por 48 horas. Sin importar la viabilidad del reclamo.

Comentarios